ESTAR BIEN PUEDE SER DIFÍCIL

NOSOTROS QUEREMOS HACÉRTELO FÁCIL


Si aún no se encuentra registrado puede hacerlo desde aquí Regístrate
Blog Single

Todo lo que debes saber sobre bañar a tu perro

Blog Single

12/11/2020

Tener un perro implica darle los mayores cuidados, incluyendo una adecuada limpieza. Sabemos que nuestros amigos peludos aman jugar, explorar y pasar tiempo al aire libre, pero al hacer todo ello se ensucian, y también de forma natural su pelaje acumula grasa y sudor. Por eso es necesario darles un buen baño con regularidad. Además, ¿a quíen no le encanta ver a su perro limpio y cepillado? Conoce aquí todo lo que debes saber sobre el baño de tu mascota.

¿Cada cuánto tiempo deberías bañar a tu perro?

No hay una regla para definir el tiempo adecuado entre cada baño, depende mucho de cada mascota y del dueño. Lo ideal es que no sea muy frecuente, lo recomendado en la mayoría de casos es una vez al mes, pero depende de varios factores que debes considerar.

Raza y tipo de pelaje

El tipo de pelo, sea largo, corto, delgado o grueso, influye que tan seguido sea necesario bañar al perro. Por ejemplo, los de pelo largo tienden a ensuciarse más rápido pues acumulan más polvo y suciedad, por lo que su frecuencia de baño sería mayor a los de pelo corto.

Estilo de vida

Si tu perro es bastante activo y sale seguido al parque o juega con el barro, necesitarás bañarlo con más frecuencia, más de una vez al mes, o incluso a los pocos días de su baño anterior si es que hace una travesura y se ensucia por completo. Pero si tienes un perro pequeño que no sale mucho de casa, podría esperar un par de meses para su baño.

bañar a tu perro suciedad

Edad

Se relaciona con el punto anterior, durante su etapa de cachorros y juventud es cuando los perros son más activos y por ende se ensucian más jugando y explorando. Mientras que, los que ya van llegando a una avanzada edad son más tranquilos y se mantienen más tiempo limpios.

Piel delicada

Si tu mascota sufre de alguna enfermedad a la piel que le produce picazón, enrojecimiento, resequedad, erupciones, entre otras, deberás seguir las indicaciones del veterinario en cuanto a la frecuencia y el tratamiento a seguir.  Si necesita un baño medicado, debes saber que este consiste en el uso de un shampoo especial, un gel o loción indicado para la condición dermatológica del perro. También se aplican baños medicados pulguicidas para el control de parásitos externos.

Lee también: Cómo cuidar a tu perro de las garrapatas con la llegada del calor

¿Dónde bañar a tu perro?

¿En casa o en la veterinaria? Aquí también podríamos decir que depende. Si acostumbras a tu perro desde cachorro al baño en casa, puede ser un momento divertido para ambos, compartiendo un día soleado, y así refuerzan también su relación. Pero considera que esto es más factible cuando la raza del perro es pequeña o mediana, pues si es grande probablemente necesites más espacio y la ayuda de otras personas, dependiendo también del carácter de la mascota.

bañar a tu perro en casa

El baño en la veterinaria, por su parte, te conviene más si es que no tienes mucho espacio en casa o tu agenda está muy recargada. Hay distintas modalidades de servicio, lo usual es llevar al perro al centro especializado, pero también puedes pedir que recojan a tu engreído en casa y lo regresen bañado, o que la veterinaria acuda a tu domicilio con todo lo necesario para el aseo de la mascota. Puedes elegir lo que más te convenga.

Puedes optar por los baños en casa y también en la veterinaria, considerando que cada tres o cuatro meses sí sería necesario que tu mascota reciba un aseo especial que incluya revisión de oídos, dientes, entre otros. Cuando decidas bañar a tu perro en casa, recuerda que debes contar con todos los implementos necesarios y seguir un adecuado procedimiento para que sea una experiencia agradable para tu mascota y resulte completamente seguro para su salud.

Pasos para bañar a tu mascota en casa

1. Planea el día y el espacio destinado al baño 

Antes que nada considera el clima, es mejor que sea en un día soleado, pues ayudará a que tu perro se seque más rápido y no corra riesgo de enfermarse. Pasando al lugar, podrías utilizar el baño o la zona de lavandería, si es que es un perro pequeño, pero si es grande te convendría más el patio o jardín para no ensuciar mucho los ambientes de tu casa. 

Te podría interesar: Tres buenas razones por las que tu perro necesita que lo pasees seguido

2. Verifica que tengas los implementos necesarios

Asegúrate de tener un shampoo especial para perros, teniendo en cuenta también su tipo de pelaje, así como disponer de cubetas, esponjas y toallas. Lo recomendable es utilizar agua templada, ni fría ni caliente, sobre todo cuando son cachorros.

Algunas personas usan agua a chorro para bañar a las mascotas, pero en este caso debes considerar que no sea una potencia muy fuerte y de preferencia utilizar una salida de agua tipo regadera.

2. Prepara a tu mascota para el baño

El momento del baño debe ser como un juego, un momento de relajación para tu perro. Dale cariño y cepíllalo suavemente, así además podrás remover pelos sueltos y restos de polvo. En caso sea un perro pequeño y uses una tina o batea de plástico, es importante que coloques una toalla en el fondo para que la mascota no resbale y se asuste.

3. Moja y aplica shampoo, protegiendo ojos y oídos

Cuando llegue el momento de mojarlo, inicia suavemente vertiendo el agua con ayuda de un recipiente pequeño y luego aplica el shampoo a manera de masajes por todo el cuerpo del perrito. Es muy importante evitar que entre agua o shampoo a los ojos u oídos, pues podría producirle irritación o infecciones. 

¿Cómo limpiar los oídos de tu perro de forma segura?

Debes tener extremo cuidado con esta parte pues es bastante sensible. Puede ser necesario que otra persona te ayude a sujetar a tu perro, sobre todo si es inquieto. Usa un poco de algodón o una toallita húmeda y comienza por la parte externa, removiendo la suciedad visible. Puedes hacerlo solamente con agua o utilizando una solución limpiadora ótica especial para perros. Si en la parte interna observas enrojecimiento, secreciones o mal olor, es mejor acudir a un veterinario.

4. Enjuaga bien y verifica que no quede shampoo

No debe quedar restos de shampoo en la piel del perro, por eso es mejor enjuagar un par de veces aunque parezca que con la primera ya quedó limpio. Especialmente en los perros de pelo largo, podría ser necesario seguir echando agua varias veces hasta que esté libre de cualquier residuo.

Otra opción, es usar un shampoo en seco, para lo que no es necesario aplicar agua. Existen presentaciones en espuma, aerosol o en polvo, se aplican directamente en el pelaje del animal, y se remueve la suciedad junto al exceso de producto masajenado con una toalla y cepillando varias veces.

bañar a tu perro secarlo

5. Sécalo, deja que se sacuda y repasa nuevamente

Para evitar afecciones a la piel como los hongos, es necesario que tu mascota quede bien seca después del baño. Para empezar, utiliza algunas toallas, luego deja que se sacuda, y vuelve a pasarle una toalla las veces que sea necesario. Si el día es soleado se secará más rápido. También podrías usar una secadora de pelo, pero teniendo el cuidado necesario para no lastimar al perro con el aire caliente. Cuida de no dirigirle la secadora a su cara y tampoco acercarla demasiado al cuerpo.

Continúa con: 5 formas en que tu mascota te mantiene saludable

    Comentarios