ESTAR BIEN PUEDE SER DIFÍCIL

NOSOTROS QUEREMOS HACÉRTELO FÁCIL


Si aún no se encuentra registrado puede hacerlo desde aquí Regístrate
Blog Single

Mito o verdad: ¿Los gatos no se deben bañar?

Blog Single

20/04/21

Se suele pensar que a los gatos no les gusta el agua y que, por eso, no se les debe bañar. Por otro lado, al ser animales que se asean solos, pasando su lengua por su pelaje, se cree que no es necesario bañarlos. Para aclarar este tema, te contamos si es verdad que los gatos no se deben bañar o si es solo un mito. 

Mito o verdad: ¿Los gatos no se deben bañar?

La respuesta es sí, los gatos sí pueden bañarse, pero muy de vez en cuando y si es realmente necesario: si tiene pulgas y necesita un lavado especial, si se ensució mucho, si su pelaje es muy largo y requiere de algún cuidado, o si su veterinario lo indica. 

Macarena Quiroga, directora técnica de GranPlus e Instinct, recomienda que acostumbremos a los gatos, desde pequeños, a los baños. Eso sí, siempre después de que hayan cumplido, por lo menos, los tres meses de edad y se les haya administrado sus vacunas, ya que un baño podría enfermarlos con facilidad.

Acostumbrarlos al baño desde pequeños, ayuda a que se vinculen con el agua con naturalidad. Además, bañar a nuestro gato ayuda a prevenir la aparición de ciertas enfermedades, comenta la especialista. Lo importante es hacerlo cuidando siempre su piel, ya que es muy sensible al tacto y a los productos de higiene humana. Por ello, es necesario utilizar siempre productos especiales para los felinos.

Los champús para gatos están especialmente formulados para pieles sensibles, ya que contienen activos extra suaves que limpian el pelaje sin dañar la piel. La especialista sostiene que los baños de los gatos deben variar según la raza, largo de su pelaje y tipo de conducta. También, aconseja que estemos atentos a su piel por si aparece alguna reacción alérgica.

Mito o verdad: ¿Los gatos no se deben bañar?

¿Cómo bañar a un gato?

Muchas veces podríamos pensar que los gatos odian el agua y, más aún, ser bañados. Sin embargo, hay felinos que aman la hora del baño e, incluso, juegan felices en el agua. Si tu gato es de los que disfruta este momento, será fácil. Pero, si a tu gato no parece gustarle o es la primera vez que intentas bañarlo, ten paciencia en el proceso para no estresarte tú ni tu mascota. Estos son algunos consejos generales para bañar a un gato adulto:

  • Mantén la calma y sé cariñoso con tu gatito. No trates de forzarlo.
  • Córtale las uñas antes del baño, para evitar rasguños.
  • Busca a alguien que te ayude a bañarlo.
  • Ten a la mano todo lo que necesites.
  • Procura que el ambiente esté tranquilo.
  • La bañera debe ser lo suficientemente grande como para que tu gato esté cómodo.
  • El agua debe estar tibia, más hacia la temperatura ambiente que al frío o caliente.
  • Si tu gatito tiene el pelo largo, cepíllalo antes de mojarlo para desenredar los nudos.
  • Si el felino grita y araña, sé paciente y comprensivo. Opta por un baño rápido.
  • Jamás le mojes los ojos, las orejas, la nariz o la cabeza. El baño debe ser del cuello hacia abajo.
  • Agárralo con firmeza, pero sin hacerle daño.
  • Evita utilizar el chorro de agua directo del grifo, ya que la fuerza de esta lo puede asustar.
  • Aplícale el champú o jabón para gatos siguiendo las recomendaciones de uso.
  • Coloca sus juguetes cerca para que se sienta seguro y lo interprete como una actividad divertida y positiva.
  • Al terminar, seca a tu gatito con una toalla y, si tiene pelo largo, aplica un secador de cabello con temperatura baja, alejado de su cuerpo para no quemarlo. Si le tiene miedo al secador, coloca a tu mascota en el kennel y deja pasar el aire del secador a través de la reja.
  • Una vez limpio y seco, procura cepillarlo para retirar el pelo sobrante.
  • Al finalizar, puedes darle un premio.

Mito o verdad: ¿Los gatos no se deben bañar?

Recuerda que el baño es un proceso al cual tu gato debe acostumbrarse, por lo que debes ser paciente y no forzar la situación. No es necesario que lo bañes muy seguido. De hecho, es mejor que lo hagas solo cuando es necesario. De todas formas, consulta con el veterinario para que te indique la forma más adecuada de hacerlo con tu mascota.

    Comentarios