ESTAR BIEN PUEDE SER DIFÍCIL

NOSOTROS QUEREMOS HACÉRTELO FÁCIL


Si aún no se encuentra registrado puede hacerlo desde aquí Regístrate
Blog Single

Colores que calmarán tu hogar

Blog Single

¿Pensando en pintar la sala, cocina o dormitorio? ¿Quieres darle un toque distinto a la casa? Deberías tomarte un tiempo para pensar en los colores. Son mucho más importantes que una decisión estrictamente estética. Estos, en realidad, también aportan mucho a nuestro estado de ánimo y a la atmósfera de la casa en general. Vamos a recomendarte algunos colores que seguramente no habías considerado, pero que te abrirán un abanico interesante de posibilidades para tu hogar.

Verde

Tal vez tendemos a asociarla más con la ciencia ficción, pero la pintura verde es una magnífica alternativa para pintar. Lo verde nos remite a la naturaleza. La naturaleza nos remite a un estado de paz. ¿Por qué no traer un poco de eso a nuestra casa? Tonos de verde pueden jugar perfecto en la sala, un espacio de trabajo o incluso en el dormitorio. Hay que perderle el miedo. Inclínate por el verde menta o gris y en tonos pastel.  

Gris

Otro color 'controversial'. Si eres de Lima, además, entenderás la enorme carga afectiva y simbólica que reposa sobre ese color. Descuida, esto no es una alegoría de la depresión. Por el contrario, los tonos grises le dan fuerza al espacio. Son, además, una alternativa elegante al blanco si lo que queremos es destacar algún mueble, cuadro u adorno en particular.

Rosado

El rosado pastel es un color que nos ayuda a calmarnos y apaciguarnos. De hecho, según el Feng Shui, el rosado ayuda a calmar la energía de un cuarto. Si bien el rosado ha sido considerado tradicionalmente un color femenino, el tono correcto de rosado puede verse muy bien en cualquier cuarto y estilo de decoración.  

Azul

El azul nos remite al agua. El agua es fuente de vida y de paz. Para lo último basta con ver la cantidad de gente que busca un río, una laguna o una playa para sentarse a buscar un espacio para pensar y reflexionar. De modo que si te decides por el azul para el dormitorio, por ejemplo, encuentra un tono más bien neutro, no tan intenso, para así transmitir esa tranquilidad.

Ya lo sabes: si ya tienes la decisión de pintar las paredes, arriésgate a experimentar con colores. Conéctate con ellos y transmite un estado de ánimo con los que escojas. Notarás la diferencia.

(Con información de Shape.com )

    Comentarios