ESTAR BIEN PUEDE SER DIFÍCIL

NOSOTROS QUEREMOS HACÉRTELO FÁCIL


Si aún no se encuentra registrado puede hacerlo desde aquí Regístrate
Blog Single

Cómo hablar con alguien que tiene cáncer

Blog Single

En modo alguno la experiencia del cáncer es igual para los familiares o amigos de quien lo padece. Pero es precisamente esa privación del sufrimiento la que genera ansiedad, temor y hasta culpa en los seres queridos de un paciente de cáncer. ¿Cómo hablar con alguien que está pasando por eso? La pregunta parece absurda, pero muchas veces todas estas dudas, inseguridades y preocupaciones que nos suscita la salud de esa persona que tanto queremos nos hacen quedarnos mudos e incluso hasta alejarnos por sentir que no aportamos nada.

Aquí algunos consejos y pautas que pueden servirte para que te relajes un poco con el tema y aprendas a abordar este tema sin miedos y de la manera más natural posible.

No siempre están bien

Nos gusta pensar que cuando alguien dice que está bien o sintiéndose mejor lo dice honestamente. Pero en enfermedades largas como esta, eso también puede significar que la persona sencillamente prefiere no hablar de eso en el momento o no tiene la energía de ahondar en detalles. Respeta eso y no insistas con preguntas de ese tipo. 

Más bien enfócate en ser un punto de apoyo o ayuda para hacer cosas más mundanas: recoger a los chicos del colegio, ir a hacer gestiones, pagos, etc. Si lo que quieres es que esta persona se abra contigo y pueda compartir la experiencia de cómo se siente, lo mejor es demostrar que eres alguien con quien se puede contar, pero a través de acciones concretas. 

No es "solo pelo"

Una de las partes más traumáticas de un tratamiento de quimioterapia es la pérdida del cabello. Hemos crecido con esta idea de que el pelo vuelve a crecer cada vez que nos hacen un corte que no nos gusta. Pero acá hablamos de alguien cuya fisonomía se ha visto totalmente alterada de manera inesperada y sin ningún criterio estético. Eso afecta mucho a la percepción de uno mismo y la autoestima. 

Si te hablan del tema, abórdalo con naturalidad, ofrécete en asesorar a esa amiga o a ese pariente para conseguir una peluca bonita, sombreros monos y demás accesorios que hagan de esa experiencia desagradable algo pasable al menos a partir de la empatía.

No des consejos que no te pidan

Tal vez por experiencias previas (o propias) has acumulado una serie de consejos y recomendaciones que quieres compartir con esta persona que piensas que las va a necesitar. Pero lo cierto es que por muy útiles que sean tus tips, si no te los han pedido tal vez solo quede como un acto invasivo y hasta condescendiente. 

Lo mejor que puedes hacer es preguntar antes de dar una recomendación. No te ofendas ni lo tomes a mal cuando te digan que no. Alégrate de tener ese nivel de confianza y apertura como para que ambos se sientan cómodos. 

Separa un tiempo solo para eso

Si quieres apoyar como fuere en estas circunstancias a esa persona que significa tanto para ti, lo mejor que puedes hacer es destinar una parte específica de tu tiempo. No hagas las cosas 'de pasada' o cuando tienes un tiempito, pues la impresión que queda es que solo estás ahí 'por cumplir'. 

Tal vez a veces tu compañía en un cuarto de hospital viendo televisión valga más de lo que imaginas. No estés revisando el reloj ni contando los minutos para irte cuando ello ocurra. 

Haz que tu presencia se sienta, pero no de manera invasiva. Expresa tu cariño, empatía y solidaridad de una manera genuina y abierta, pero respetuosa también de las distancias y sensibilidades involucradas en este trance. Haces bien.

    Comentarios