ESTAR BIEN PUEDE SER DIFÍCIL

NOSOTROS QUEREMOS HACÉRTELO FÁCIL


Si aún no se encuentra registrado puede hacerlo desde aquí Regístrate
Blog Single

Cómo elegir una buena silla para trabajar desde casa

Blog Single

05/09/2020

Ahora que muchos trabajamos desde casa, probablemente estemos extrañando la oficina. Y es que al iniciar la cuarentena no todos teníamos un espacio preparado para trabajar una gran cantidad de horas. El sofá o la silla del comedor no son ideales para pasar muchas horas sentados. 

Por algo, las sillas de oficina tienen ciertas características que brindan comodidad pero también cuidan la postura. Vale la pena invertir en una de ellas para evitar problemas de salud.

Evita lesiones a la espalda con una buena silla de trabajo

Desde pequeños, en la escuela o en casa, seguramente escuchábamos siempre una voz que nos decía: ¡siéntate bien! o ¡siéntate derecho! Ahora sabemos que esas advertencias no eran en vano. Los dolores musculares en la espalda o cuello son un problema muy común entre las personas que trabajan en oficina.

De hecho, un estudio hecho en años recientes demostró que más de la tercera parte de los trabajadores peruanos sufren de dolores de cuello o espalda, y esto afecta tanto su rendimiento laboral como su salud en general.

Incluso, si persisten estos problemas de postura, pueden generar lesiones crónicas en la columna o problemas de circulación. Por ello la importancia de elegir una silla adecuada para trabajar cómodamente y prevenir estos males.

Te puede interesar: ¡Todos de pie! Pasar muchas horas en una silla aumenta tu riesgo de diabetes

Criterios para elegir una silla cómoda y ergonómica

silla para trabajar comodidad

1. Altura ajustable

Es una de las condiciones básicas, pues te permite adaptarte al escritorio según tu tamaño. Lo ideal es que siempre mantengas la pantalla de la computadora al nivel de tus ojos, para evitar que se esfuerce el cuello. 

Además, poder regular la altura permite que tus pies se apoyen en el suelo con comodidad y se forme un ángulo de 90° entre el tronco y las piernas, así como en la articulación de tus rodillas, esto es un requisito importante para una buena postura.

2. Respaldar

Aquí uno de los puntos clave para prevenir dolores musculares. Una buena silla debe ofrecer apoyo completo a toda la espalda, es decir ser lo suficientemente ancha y larga para que cubra desde la zona lumbar hasta los hombros, para un correcto descanso. Por otro lado, es importante que la silla no mantenga una forma totalmente recta o uniforme pues la espalda tiene curvaturas naturales.

Si tienes largas jornadas de trabajo, tal vez te convenga que también el respaldar se pueda ajustar y permita cierto movimiento reclinable, así podrán estirarse los músculos de la espalda en una posición que no presione el abdomen.

3. Apoyo para brazos

Son importantes para mantener una posición cómoda en el escritorio y para levantarte haciendo menor esfuerzo. Poder apoyar los brazos hace una gran diferencia pues reduce la tensión en los hombros y cuello. Además que favorece a mantener la espalda recta.

Un plus es que la silla te permita ajustar también la altura y ángulo, así podrás asegurarte de estar al nivel del escritorio siempre y que tus codos estén en ángulo de 90° a 100° aproximadamente.

4. Materiales

La base debe ser firme y resistente, tanto la estructura como las ruedas. En cuanto al material del asiento y respaldo, está bien que sea cómodo, pero fíjate también que sea transpirable para el verano y que no se desgaste fácilmente.

El punto ideal está entre la suavidad y la rigidez. Debe ser lo suficientemente cómoda pero mantener la forma ergonómica y los puntos de soporte para la espalda.

5. Soportes adicionales

Algunos modelos incluyen almohadas en la parte lumbar, asegúrate que se puedan regular o quitar según te sientas más cómodo. También puedes optar por sillas que tienen soporte para la cabeza, esto ayuda a descansar mejor la cervical, sobre todo cuando pasas mucho tiempo sentado frente a una pantalla.

Adapta tu espacio para trabajar desde casa

silla para trabajar postura

La silla es importante pero no es lo único necesario para hacer home office sin afectar tu salud física o mental. Busca un espacio en tu casa o departamento que pueda ofrecerte comodidad pero alejado de distracciones. Además de tener buena iluminación para no esforzar la vista.

Respecto a la equipación de tu mini oficina en casa, una mesa o escritorio también es básico, lo podrías complementar con una pequeña pizarra para hacer anotaciones y un archivador o estantería para mantener el orden de tus documentos.

También te recomendamos leer: 10 consejos para trabajar desde casa 

    Comentarios