ESTAR BIEN PUEDE SER DIFÍCIL

NOSOTROS QUEREMOS HACÉRTELO FÁCIL


Si aún no se encuentra registrado puede hacerlo desde aquí Regístrate
Blog Single

6 consejos para educar a tu perro

Blog Single

27/04/21

Educar a un perro es necesario para asegurarte de que te haga caso y se porte bien tanto en casa como fuera de ella. La mejor forma de amaestrar a tu mascota es con cariño y refuerzos positivos. Para ello, te damos algunos consejos.

6 consejos para educar a tu perro

La mejor forma de educar a tu mascota es generando un vínculo positivo entre tu y el animalito. De esta forma, no te obedecerá por miedo, sino por cariño y respeto. Esto no quiere decir que no debas castigarlo cuando sea necesario. Si tu perro ha hecho algo indebido, debe ser corregido para que no lo repita. Estos son algunos consejos que te ayudarán a educar a tu perro con refuerzos positivos:

1. Usa la misma palabra cada vez que le des órdenes a tu perro.

Debes usar las mismas palabras para cada acción que quieras para tu perro. Si el animalito vive con más personas, deben ponerse de acuerdo con el uso de las palabras. El lenguaje que van a usar con el perro debe ser el mismo. Cada orden lleva solo una palabra asociada. Los perros no entienden los sinónimos. Por ejemplo: si quieres que tu perro se baje del sofá, debes decir “abajo”. Todos los demás deben decir “abajo”. Si alguien dice “bájate”, el perro no va a asociar esa palabra con la orden. 

Para empezar a educar a un perro, hay cuatro órdenes básicas: junto, sentado, ven y echado. “Junto” es una orden para caminar por la calle con el perro. El perro debe caminar con la cabeza a la altura de tu rodilla y acostumbrarse a las variaciones de velocidad. No es el dueño quien debe ir a la velocidad del perro, si no al revés.

Cuando se dan las órdenes “sentado” y “echado”, el perro debe sentarse o echarse y permanecer así hasta que lo llames con la orden “ven”. Para realizar cualquiera de estas órdenes, debes enseñarle cómo hacerlo (haciendo que se eche, camine o siente) mientras repites la orden, y premiarlo cuando la cumpla. Sigue con los entrenamientos diarios hasta que tu perro sea capaz de cumplir la orden cuando se la das sólo con la voz, sin necesidad de un premio.

2. Dale órdenes cortas y concisas.

Para que tu mascota aprenda con mayor facilidad y no se confunda, dale órdenes concretas y de forma constante. Es decir, sé conciso y repetitivo. Para amaestrar a tu perro, debes tomarte unos 10 o 15 minutos todos los días y entrenarlo. No dejes de hacerlo hasta que haya aprendido. De igual forma, no debes pasar a otro ejercicio sin que haya aprendido el anterior. Puede que sea tedioso, pero valdrá la pena. Empieza por lo simple y anda aumentando la dificultad del ejercicio. 

Procura acabar las sesiones con un ejercicio de fácil ejecución o que ya domine, para no dejar una sensación de fracaso. Ten en cuenta que tu perro hizo su mejor esfuerzo, por lo que debes premiar su esfuerzo después de cada entrenamiento.

6 consejos para educar a tu perro

3. Utiliza un tono de voz firme y grave.

Para expresar autoridad cuando le des una orden, tu voz debe ser firme y grave. Con una voz aguda o insegura no lograrás que el perro te haga caso. De hecho, podrías ponerlo nervioso.

4. Aplica el lenguaje no verbal.

Las caricias son importantes para darle a entender al perro cuando hizo algo bien. Lo que debes saber es que, según dónde lo acaricies, significa algo distinto:

  • En la cabeza: expresa autoridad.
  • En el cuello: expresa amor, cariño.
  • A lo largo del cuello: significa un cumplido del maestro al alumno.
  • En el lomo: expresa aliento y le da ánimo.
  • En la panza: lo tranquiliza.

Es importante saber utilizar las caricias adecuadamente para no confundir al perro. Si las usas bien, tu mascota se sentirá querido y te obedecerá.

5. Si tu perro se porta mal, aíslalo para que sepa que no debe hacer eso.

Si tu mascota hace algo mal, es necesario que le regañes con voz firme y grave. Lo que debes hacer es decirle “no”, con tono de voz y postura de castigo. Para “castigarlo” puedes usar algo que no le guste cuando esté haciendo algo malo, por ejemplo, rociándole agua.

También, puedes aplicar el aislamiento. Los perros aman estar en compañía, por lo que aislarlo en una habitación por 5 minutos no le gustará. De esta manera, asociará el mal comportamiento con el aislamiento y dejará de hacerlo con el tiempo. La clave es la constancia. Si hace algo malo varias veces, tienes que aplicar el mismo castigo todas esas veces, y debes hacerlo en el momento que haga la travesura. Si dejas que pase un tiempo, el perro no va a asociarlo y se puede confundir. 

6. Cuando tu perro haga algo bien, prémialo. 

Cuando los perros están empezando a ser educados y hacen algo bien o cumplen con una orden, es muy importante premiarlos. Puedes hacerlo con comida, un juguete o una palabra cariñosa acompañada de una caricia. La idea es que, durante el adiestramiento, pases de premiarlo con comida a premiarlo con una caricia. Así, no se acostumbra a cumplir por el hecho de que va a recibir algo a cambio, sino porque sabe que es lo correcto. 

Educar a un perro toma tiempo, ten paciencia. Cada perro tiene un ritmo distinto, pero si eres constante, ten por seguro que tu mascota cumplirá con tus órdenes. Recuerda que mientras más cachorro sea, más fácil será enseñarle a ser educado.

    Comentarios