ESTAR BIEN PUEDE SER DIFÍCIL

NOSOTROS QUEREMOS HACÉRTELO FÁCIL


Si aún no se encuentra registrado puede hacerlo desde aquí Regístrate
Blog Single

10 razones por las que siempre tienes sueño

Blog Single

12/04/21

¿Te ha pasado que te falta energía durante el día y de noche no puedes dormir? Esto es bastante común y, si bien la somnolencia crónica puede deberse a un problema de salud específico, también puedes solucionarlo con algunos cambios en tu estilo de vida. A continuación, te damos 10 razones por las que siempre tienes sueño y algunas recomendaciones para solucionarlo.

10 razones por las que siempre tienes sueño

Para sentirnos con mucha más energía, debemos encontrar la razón de nuestro cansancio. Estos son algunos motivos por los que nos da sueño durante el día.

1. Consumir mucha azúcar y carbohidratos refinados

La mayoría de los alimentos contienen carbohidratos, una fuente rápida de energía. Cuando los comemos, nuestro organismo los descompone en glucosa (azúcar), el combustible que nos da la energía necesaria para realizar nuestras actividades diarias. Sin embargo, comer demasiados carbohidratos refinados puede hacernos sentir cansados durante el día. ¿Por qué sucede esto?

Consumir alimentos procesados llenos de azúcar y harinas refinadas causan un rápido aumento de la glucosa en la sangre. Esto le indica a nuestro páncreas que produzca mucha insulina para sacar esa glucosa de nuestra sangre y la lleve a las células. Este aumento rápido y caída brusca de niveles de azúcar en la sangre pueden hacer que nos sintamos muy cansados. Entonces, al necesitar energía, por instinto, solemos optar por carbohidratos refinados, lo que nos lleva a un círculo vicioso.

¿Cuál es la solución? Reducir nuestro consumo de carbohidratos refinados y procesados (pan dulce, queques, postres, golosinas, etc.) y consumir más alimentos integrales y ricos en fibra, como vegetales y legumbres.

2. El sedentarismo

Aunque muchas personas dicen que se sienten demasiado cansadas para hacer ejercicio, el sedentarismo y la inactividad pueden causar falta de energía. Muchos estudios dicen que hasta los aumentos mínimos en la actividad física parecen ser beneficiosos.

Lo que puedes hacer para aumentar tus niveles de energía, es moverte más. Mantenerte activo. Por ejemplo, párate en lugar de sentarte, usa las escaleras en lugar del ascensor y camina en vez de usar tu carro. Este es un buen inicio para mantenerte en movimiento. Si además puedes darte unos 20 o 30 minutos al día para hacer algo de ejercicio, mucho mejor.

3. No dormir lo suficiente

Según nuestra edad, debemos dormir cierta cantidad de horas. Un adulto debe dormir 7 horas, aproximadamente, por la noche. Nuestro descanso debe ser tranquilo e ininterrumpido, para permitir que nuestro cerebro pase por las cinco etapas de cada ciclo de sueño. Después de un descanso de calidad, normalmente, te despiertas sintiéndote renovado, alerta y lleno de energía. Otro consejo es procurar levantarnos y acostarnos a la misma hora, tener una rutina de sueño. También, es recomendable que evites usar el celular al acostarte y mantenerte activo durante el día.

4. Tener malos hábitos de sueño

Dormir en el momento equivocado también reduce nuestra energía. Tomar largas siestas durante el día, despertarse tarde y acostarse tarde interrumpe el ritmo circadiano de nuestro cuerpo. El ritmo circadiano son los cambios biológicos que nos ocurren en respuesta a la luz y la oscuridad durante un ciclo de 24 horas.

Algunas investigaciones han encontrado que cuando el patrón de sueño no está sincronizado con el ritmo circadiano, se puede desarrollar fatiga crónica. Por ello, es mejor dormir durante la noche (siempre que sea posible). Sin embargo, si tu trabajo implica trabajar por turnos nocturnos, hay estrategias para reentrenar tu reloj biológico, las cuales deberían mejorar tus niveles de energía.

5. Tener sensibilidad o intolerancia a algún alimento

Si algún alimento te cae mal, puede que tengas problemas digestivos, dolores de cabeza u otros síntomas incómodos que no te permitan descansar bien. Estas intolerancias también pueden causar fatiga.

Algunas intolerancias comunes son al gluten, lácteos, huevos, soya y maíz. Si cuando consumes estos alimentos sientes que te han caído mal, acude a un alergólogo para determinar si eres alérgico o intolerante. Un indicador puede ser que te sientas cansado el día que los comiste.

6. No consumir suficientes calorías

Las calorías son unidades de energía. Si no consumimos la energía que nuestro cuerpo necesita, nos vamos a sentir cansados. Dependiendo de tu peso, altura, edad, estilo de vida, entre otros factores, tu cuerpo va a necesitar una cantidad determinada. Asimismo, no comer lo suficiente o evitar los alimentos saludables, puede hacer que nos falten vitaminas y minerales. Si no obtenemos suficiente vitamina D, hierro y otros nutrientes importantes también podemos sentirnos fatigados.

Procura mantener tus niveles altos de energía consumiendo las calorías necesarias para ti. Evita recortarlas drásticamente, aún cuando estés buscando perder peso. Para ello, lo saludable es reducir máximo 500 calorías diarias. En todo caso, un nutricionista es el indicado para ayudarte con tus objetivos.

7. No consumir suficiente proteína

Se ha demostrado que comer poca proteína contribuye a la fatiga. Para mantener tu metabolismo fuerte, intenta consumir dos veces al día una fuente de proteínas de alta calidad en cada comida. Estas pueden ser animales (huevo, carnes, lácteos) o vegetales (legumbres, frutos secos, soya, cereales). Recuerda que una alimentación equilibrada es la clave para el buen funcionamiento de nuestro cuerpo.

8. La falta de hidratación

Beber la suficiente agua pura durante el día es necesario para mantener buenos niveles de energía. Si estás deshidratado, tu cuerpo no podrá funcionar correctamente, lo que puede hacerte sentir cansado, con mareos, dolor de cabeza y sed. Lo recomendable es tomar entre 6 y 8 vasos de agua al día, aunque eso dependerá de tu peso, edad, nivel de actividad, entre otros factores. Te aconsejamos beber agua pura durante el día, y consumir frutas y verduras. Estas tienen un gran porcentaje de agua y te mantendrán hidratado, si no te gusta tomar mucha agua.

9. Tomar muchas bebidas energéticas

Es probable que si te sientes constantemente cansado, optes por tomar bebidas energéticas, como café, gaseosas o energizantes. Estas bebidas suelen contener grandes cantidades de cafeína y azúcar. Puede que nos de energía en el momento, pero también pueden provocarnos fatiga de rebote, cuando los efectos de la cafeína y el azúcar desaparezcan.

Intenta reducir estas bebidas gradualmente y evita consumirlas por la tarde o muy cerca de la noche, ya que tu sueño puede afectarse.

10. Tener mucho estrés o ansiedad

Es normal sentir un poco de estrés de vez en cuando, pero estar constantemente estresados y ansiosos puede perjudicar nuestra salud física y mental. Quizás no siempre podemos evitar los problemas en nuestras vidas, pero sí podemos manejar nuestras emociones de la mejor manera. 

Diversos estudios sugieren que el yoga y la meditación pueden ayudar a aliviar el estrés y la ansiedad. Intenta practicar ejercicios de respiración, estirar tu cuerpo durante el día, comer saludable, descansar correctamente, y evitar las situaciones y personas negativas.

Estas son algunas razones por las que nos puede dar mucho sueño y cansancio durante el día. Hacer algunos ajustes en nuestro estilo de vida puede mejorar nuestros niveles de energía. Si esto no ocurre o tienes mucha dificultad para conciliar el sueño o quedarte dormido y sospechas que podrías tener un trastorno del sueño, habla con un especialista.

    Comentarios