ESTAR BIEN PUEDE SER DIFÍCIL

NOSOTROS QUEREMOS HACÉRTELO FÁCIL


Si aún no se encuentra registrado puede hacerlo desde aquí Regístrate
Blog Single

¿Trabajar, hacer ejercicio y comer saludable? Cómo organizarse para lograrlo

Blog Single

14/08/2020

Mantener un buen estado físico y una alimentación saludable se vuelve difícil cuando estamos la mayor parte del día dedicados al trabajo. 

En RIMAC Seguros hicimos una encuesta para medir qué tanto influye la nueva modalidad de trabajo desde casa en la salud y hábitos de las personas. Los resultados arrojan que un 50% de los usuarios indican que en estos meses se levantan más tarde que cuando iban a la oficina, y esto sin duda influye en su rutina. 

Quienes antes iban al gimnasio, ahora enfrentan el reto de entrenar en casa, pero aún así es necesario llevar un orden y levantarse más temprano para poder aprovechar el día.

Y es que en tiempos de pandemia, cuesta organizarse para equilibrar las responsabilidades laborales con las actividades del hogar. Pero no es imposible lograrlo.

Por eso elaboramos las siguientes recomendaciones:

Combinar trabajo y ejercicio trae muchos beneficios

Si eres de las personas que se estresa mucho por los pendientes y problemas de la oficina, podrías pensar en el ejercicio como una tarea más a resolver en el día, y presionarte con la idea de cumplirlo. Sin embargo, si lo ves como una forma de liberarte de la rutina, notarás que por el contrario, reduce la tensión y mejora tu calidad de vida.

Según la Organización Panamericana de la Salud, la actividad física regular es una forma eficaz de reducir el riesgo de enfermedades y mejorar el estado físico en general. El ejercicio, -una actividad física realizada de forma planificada, estructurada y repetitiva- potencia estos beneficios y es muy positivo para el día a día laboral.

Animado trabajas mejor. Otra de las bondades de mantener una rutina de ejercicios es que te motiva y te pone de buen humor. Así, disminuye la ansiedad y mejora la concentración, lo que ayuda a ser más productivo.

También ayuda a regular las horas de sueño, pues agota al cuerpo y despeja la mente para descansar mejor. Asimismo, corrige la mala postura y los dolores asociados a ella. Para los trabajadores sedentarios este es uno de los principales beneficios.

¿Ejercitarse antes o después del trabajo?

En realidad no hay una hora ideal para hacer ejercicio, pues depende de cada organismo y la rutina que tenga cada persona. Por el estilo de vida de la mayoría, los más comunes son muy temprano por la mañana o en la tarde/noche luego del trabajo. Ambos tienen sus ventajas.

Por lo general, el cuerpo tiene más energía por las mañanas por lo que conviene ejercitarse antes de las actividades laborales cuando se trata de rutinas de entrenamiento más exigentes. Además, de esta forma podemos aprovechar el buen ánimo que genera el ejercicio para ser más productivos en la oficina.

De otro lado, están quienes prefieren entrenar luego de la jornada de trabajo. Dependiendo del tipo de ejercicio, este horario puede ayudar mucho a aliviar la tensión luego de un día difícil y relajar el cuerpo para luego dormir mejor. Sin embargo, en ocasiones el cansancio después de trabajar, o no tener un horario fijo de salida de la oficina pueden jugar en contra.

Lee también: Yoga en casa: 8 posturas para aliviar la ansiedad y el estrés del aislamiento social

Cómo hacer ejercicio si trabajo todo el día

  • Sesiones más cortas. Si no tienes mucho tiempo es mejor que le dediques al ejercicio pocos minutos a nada en absoluto. Hay sesiones rápidas hasta de menos de 10 minutos. En ellas puedes aprovechar para hacer ejercicios combinados que trabajen todo el cuerpo.
  • Ejercítate mientras trabajas. Sin descuidar tus deberes profesionales. Cuando estás realizando alguna tarea operativa que no requiere tu total concentración puedes flexionar las piernas o levantarte ligeramente del asiento y volver a la posición. De igual manera, tómate pausas activas para caminar. Esto también despejará tu mente.
  • Levántate más temprano. Con una media hora es suficiente. Si organizas tu día, y te vas a dormir más temprano por las noches, puedes hacer ejercicios sin sacrificar horas de sueño, que también son fundamentales para la salud.

 Te puede interesar: TOP 5: Ejercicios que puedes practicar en casa durante la cuarentena

Home office y una alimentación sana

  • Respeta un horario. Define tus horas de desayuno, almuerzo, y cena y asegúrate de cumplirlos. Establece también la duración de tus comidas, dedicándole el tiempo suficiente, como mínimo 30 minutos. Procura no comer en el escritorio con la laptop al lado. La idea es que en el tiempo de refrigerio puedas desconectar tu mente también.
  • Mantente hidratado. Ten a la mano un tomatodo y bebe agua constantemente. El cuerpo necesita líquido para mantenerse más tiempo activo. Lo ideal es tomar al menos dos litros de agua al día.
  • Come frutas y verduras. Contienen vitaminas y fibra, que son positivas para el organismo. Ahora que estamos en casa, es más fácil hacerlo. Se pueden tomar como snack entre las comidas, al medio día y en la tarde.
  • Elige una dieta energética. Planifica un menú para la semana y procura tomar en cuenta alimentos que proporcionen energía y ayuden a tener mejor desempeño en el trabajo. Esto incluye frutos secos, ensaladas, pescado y legumbres.
  • Evita comer por ansiedad. La tensión y estrés del trabajo, ahora en casa, nos puede provocar comer dulces o grasas. Cuando ello pase podemos tomar agua o buscar un snack saludable.

 

 

    Comentarios