ESTAR BIEN PUEDE SER DIFÍCIL

NOSOTROS QUEREMOS HACÉRTELO FÁCIL


Si aún no se encuentra registrado puede hacerlo desde aquí Regístrate
Blog Single

¿Te duelen los tobillos después de correr? Te explicamos por qué y cómo evitarlo #Muévete

Blog Single

Durante una carrera, la cadera, rodilla y tobillo son los que ofrecen casi todas las fuerzas de propulsión que necesitas. Por ese motivo, mantener en buen estado cada una de esas articulaciones es indispensable para seguir en marcha, sobre todo el tobillo, zona donde ocurren las lesiones más comunes entre los corredores.

El dolor en esa parte del cuerpo se debe no a una, sino a varias causas entre las que se encuentra el exceso de ejercicio, torcer la rodilla al correr o por usar calzado inadecuado. Padecimientos como el síndrome de compartimento inducido por ejercicio, tendinitis de Aquiles, esquinces por inversión, entre otros, afectan a los corredores.

Tendinitis de Aquiles

El responsable es el tendón de Aquiles, el más largo del cuerpo. Este tendón recorre la pantorrilla, pasa por encima del tobillo y termina en el hueso del talón. Al correr, el tendón de Aquiles se enfrenta a una gran cantidad de estrés, esto puede llevar a sufrir una tendinitis, que se presenta con hinchazón, dolor, limitaciones para mover el tobillo, rigidez, y también espolones óseos (crecimiento óseo que se forma sobre el hueso).

El diagnóstico (saber si se tiene tendinitis de Aquiles) lo tiene que hacer un médico y el tratamiento consiste en guardar reposo, ponerse hielo en la zona adolorida, estiramientos y antiinflamatorios.

Síndrome de compartimento inducido por el ejercicio

Con este nombre tan largo se conoce a un padecimiento que hace que el revestimiento de los músculos del pie y del tobillo se llene de líquido y se hinche. Esto provoca que haya poco espacio para que la sangre pueda circular con normalidad, lo que causa dolor y severas hinchazones, principales síntomas de este síndrome.

El médico realiza el diagnóstico de este mal insertando una aguja en la zona donde se presenta el problema. La solución en este caso es una cirugía.

Esguince de inversión

La American Academy of Podiatric Sports Medicine considera a este tipo de esguince de tobillo como el más común, el cual que se presenta cuando el tobillo se tuerce hacia afuera. Puede ocurrir cuando se está practicando algún deporte como el fútbol, vóley o cuando se está corriendo.

Un esguince causa dolor, hinchazón y hasta moretones en el tobillo. Para recuperarse solo basta con reposar por unos días, pues la mayoría de esguinces se curan solos. Poner hielo en la zona afectada ayuda mucho. Las personas que tienen tobillos débiles sufren de esguinces con más frecuencia, por lo que se recomienda utilizar un refuerzo o poner una cinta alrededor del tobillo antes de realizar una actividad física.

Si el dolor no se va, se recomienda visitar a un médico, que determinará qué tan severa es la lesión.

Fractura por sobrecarga

Es común en las personas que se dedican mucho tiempo a correr o trotar. Los síntomas con hinchazón y dolor, que suelen presentarse al correr y desaparecer al descansar.

Una radiografía de pies y tobillo, así como otras pruebas de imagen, son necesarias para realizar un buen diagnóstico. El tratamiento incluye el dejar la actividad física por un tiempo (entre 6 y 8 semanas), aunque es posible seguir realizando actividades físicas, pero de bajo impacto, como nadar o utilizar una bicicleta fija.

Tomar antiinflamatorios o modificar el tipo de calzado que se usa también forma parte del tratamiento. El médico determinará si se debe usar yeso o muletas. En algunos casos se requiere de una operación.

Fuente: ehowenespanol.com/runnersworld

    Comentarios