ESTAR BIEN PUEDE SER DIFÍCIL

NOSOTROS QUEREMOS HACÉRTELO FÁCIL


Si aún no se encuentra registrado puede hacerlo desde aquí Regístrate
Blog Single

Cuídate y aprende a diferenciar el dolor bueno del dolor malo al entrenar

Blog Single

 

Seguramente has escuchado el famoso “no pain, no gain” (no hay dolor, no hay ganancia) cuando entras al mundo del deporte. No falta ese entrenador que te lleva al límite de la agonía con tal que des lo mejor de ti en cada entrenamiento. Pero, ¿acaso esta frase podría estar haciendo más mal que bien?

Es normal sentir fatiga y dolor durante una rutina de ejercicios. Más aún si recién empiezas este hábito y no estás acostumbrado a realizar actividad física intensa. Se trata de un dolor bueno; ya que es considerado positivo por los beneficios que produce en el cuerpo. Sin embargo, si no se presta atención, puede convertirse en un dolor malo y terminar perjudicándonos a corto y largo plazo. Entonces, ¿cómo diferenciamos el uno del otro?

 

Dolor bueno

Este dolor es normal cuando se trata de mejorar tu físico y, si eres constante, verás que tu sacrificio trae muchos beneficios. El problema es que la mayoría de las personas, especialmente las que comienzan cualquier tipo de entrenamiento, no saben reconocer el dolor bueno y suelen parar a la mínima incomodidad.

Esta incomodidad se da cuando damos el máximo esfuerzo físico y mental, ya sea entrenando o compitiendo, y llegamos a ese punto de sufrimiento agónico, pero que permite dar lo mejor de nosotros y a la vez disfrutar el ejercicio.

Surge durante el ejercicio y disminuye pocos minutos después de empezar la actividad. El cuerpo necesita calentar sus músculos y articulaciones para rendir mejor. Ahí radica la importancia del estiramiento y calentamiento previo. Ojo: si al correr sientes mucho dolor en las rodillas o tobillos, es mejor ir más despacio. Si el dolor persiste, descansa. Existen varias razones para este dolor y formas de aliviarlo.

Otro dolor considerado bueno es aquel que se da progresivamente, de menos a más, sobre todo al realizar musculación. Cuando el músculo se está desarrollando es común sentir dolor. La acumulación de ácido láctico, resultante de la actividad metabólica en las células musculares, provoca este dolor.

Por lo general, esta incomodidad debería desaparecer poco después de terminar el ejercicio. De igual manera, el dolor en la articulación debería pasar luego del calentamiento o a las pocas horas de terminar el ejercicio.

Es común que los músculos queden adoloridos los días posteriores; sobre todo, después de un largo período de inactividad, o luego de incorporar una nueva actividad a tu rutina. A esto se le llama “dolor muscular de inicio tardío”. Es normal. Se recomienda seguir ejercitando regularmente para que el cuerpo se acostumbre y el dolor disminuya a medida que se pone en forma. Siempre escucha a tu cuerpo.

 

Dolor malo

El dolor bueno se puede convertir en malo cuando los músculos, tendones, ligamentos, cartílagos o huesos del cuerpo están expuestos a cantidades excesivas de estrés. Puede ocurrir al realizar ejercicios con mucho peso y sin la técnica adecuada. Además, estos dolores son el resultado de una acumulación de tensiones a lo largo del tiempo, es decir, hacer ejercicio una y otra vez sin darle al cuerpo el tiempo de recuperación necesario.

No hay una forma segura de confirmar si lo que estás sintiendo es dolor bueno o algo más serio. Sin embargo, este dolor suele manifestarse a través de punzadas en zonas específicas, lo que se podría convertir en una lesión si no se le da importancia o se sigue sobreentrenando. Si el dolor continúa, es preferible que tome reposo y, de ser necesario, acudir a un especialista.

El ejercicio es una de las cosas más beneficiosas que puedes hacer para mejorar tu calidad de vida. No solo te dará más energía y un cuerpo más fuerte y saludable, sino que también mejorará tu estado de ánimo. Entrenar regularmente te ayudará a conocer tu cuerpo y te permitirá distinguir entre lesiones reales y molestias inofensivas. Si eres principiante, debes saber qué errores no cometer y empezar gradualmente la frecuencia y la intensidad de tu entrenamiento.

 

https://deporteinteligente.com/2019/04/13/agonia-buena-y-agonia-mala-en-el-deporte/

https://thedoctorweighsin.com/no-pain-no-gain-exercise/

https://www.bbc.com/mundo/deportes-40802358

    Comentarios