ESTAR BIEN PUEDE SER DIFÍCIL

NOSOTROS QUEREMOS HACÉRTELO FÁCIL


Si aún no se encuentra registrado puede hacerlo desde aquí Regístrate
Blog Single

Cómo mejorar la flexibilidad metabólica para perder grasa

Blog Single

El cuerpo es muy inteligente a la hora de buscar mantenerse saludable, y reacciona de manera distinta a los alimentos que consumimos o nuestra dieta. Es por eso que, cuando hacemos deporte, el cuerpo elige aumetar la flexibilidad metabólica, para mejorar el consumo de los alimentos y aprovecharlos mejor como combustible. Pero, ¿qué es exactamente esta flexibilidad metabólica o cómo puedes sacarle aún más provecho para incentivar la quema de grasa? Te lo explicamos

¿Qué es la flexibilidad metabólica?

La flexibilidad metabólica es la capacidad del organismo para optimizar el consumo de calorías que le aportamos (sobre todo de las grasas y carbohidratos) en función de la intensidad del ejercicio físico, para convertirlas en energía y no almacenarlas como grasa.

Cuanto más flexible sea tu metabolismo, con mayor facilidad tus mitocondrias seleccionarán adecuadamente el sustrato energético que tu cuerpo necesita para llevar a cabo una actividad concreta.

Si basamos una dieta solo en carbohidratos nuestro cuerpo se acostumbrará a usar de forma eficiente la glucosa. Mientras que por el contrario, si solo realizamos una dieta basada en grasas, nuestro cuerpo se adaptará a usar grasa de forma eficiente. Variar la cantidad de carbohidratos y grasas en la dieta permite una mayor flexibilidad metabólica.

Fuentes de energía

Nuestro cuerpo utiliza principalmente dos fuentes de energía: la glucosa y la grasa. La glucosa se encuentra en el torrente sanguíneo y es almacenada en forma de glucógeno en los músculos y en el hígado. Por su parte, la grasa es almacenada en células llamadas adipocitos, cuya acumulación forma el tejido adiposo. La flexibilidad metabólica tiene que ver con la capacidad del organismo para pasar del uso de un combustible a otro.

No obstante, en los últimos años esta flexibilidad suele alterarse por dietas inadecuadas, consumo excesivo de alimentos procesados y baja actividad física. Debido a esto, las vías metabólicas que sirven para quemar grasa se atrofian, lo que produce una dependencia muy grande a los carbohidratos para obtener energía.

De esta manera, se crea en nuestro cuerpo un círculo vicioso que afecta la resistencia a la insulina y la capacidad de quemar grasa, lo que hace que se almacene más y pueda producir lipotoxicidad en el músculo.

Cómo mejorar la flexibilidad metabólica para perder grasa

¿Qué sucede con un mal funcionamiento de la flexibilidad metabólica?

Al no tener flexibilidad metabólica, es común que nuestra sensación de hambre aumente, que nos sintamos sin energía, que tengamos problemas para mantener el peso y que surjan enfermedades como diabetes, obesidad, síndrome metabólico, cáncer, Alzheimer, etc. Estos males se pueden prevenir llevando a cabo una alimentación adecuada y personalizada, ejercicio y medicamentos.

Se considera que hay dos causas de la inflexibilidad metabólica:

  • Resistencia a la insulina, en lo que concierne a pasar a quemar glucosa.
  • Disfunción en las mitocondrias, en lo que concierne a pasar a quemar grasa.

En algunos casos, la disfunción en las mitocondrias es lo que sucede primero; por ejemplo, por predisposición genética, y puede contribuir a la resistencia a la insulina.

¿Qué se puede hacer para mejorar la flexibilidad metabólica?

  • Bajar de peso (en caso lo necesite). Esto mejora la resistencia a la insulina, facilitando pasar a quemar glucosa. La dieta debe ser saludable y, sobre todo, balanceada. No restringir un grupo de alimentos por tiempos prolongados. Asimismo, la ingesta calórica debe ser menor al gasto calórico.
  • Hacer ejercicio. Esto mejora la función en las mitocondrias, facilitando pasar a quemar grasa.

En cualquiera de los dos casos, se recomienda consultar con un especialista para que te proporcione una dieta en base a tus necesidades y una rutina de ejercicios acorde a tus requerimientos.

Ejercicio físico y flexibilidad metabólica

Nuestro cuerpo es capaz de usar glucosa o grasa como combustible. En primera instancia, debe quemar aquello que recibe como alimento (no importa qué sea) y en periodos de ayuno debería usar la grasa corporal como combustible. Asimismo, al realizar ejercicio nuestro organismo debe ser capaz de cambiar a quema de grasa luego de que las reservas de glucógeno (que son muy limitadas) se acaben.

De esta manera, la flexibilidad metabólica tiene dos facetas: pasar a quemar grasa cuando estamos quemando glucosa, y pasar a quemar glucosa cuando estamos quemando grasa. Sin flexibilidad metabólica, en lugar de quemar grasa la almacenaremos, y/o tendremos niveles de glucosa e insulina demasiado altos y cambiantes.

En conclusión, hay que hacer ejercicio. Si bien el entrenamiento físico no va a arreglar los efectos de una dieta poco saludable, al menos puede reducir los daños. Si quieres recuperar tu flexibilidad metabólica, lo más recomendable es adoptar un estilo de vida saludable, moverte más y priorizar la comida real en lugar de productos procesados.

https://www.sportlife.es/blogs/mujeresguerreras/articulo/para-reducir-grasa-mejora-la-flexibilidad-metabolica

https://fullmusculo.com/home/flexibilidad-metabolica/

    Comentarios