ESTAR BIEN PUEDE SER DIFÍCIL

NOSOTROS QUEREMOS HACÉRTELO FÁCIL


Si aún no se encuentra registrado puede hacerlo desde aquí Regístrate
Blog Single

8 mitos comunes a la hora de entrenar que seguro tú también has escuchado

Blog Single

En el mundo del fitness escucharás de todo. Desde mitos absurdos sobre bajar de peso, hasta verdades que no muchos toman en cuenta. Si quieres saber si lo que dicen por ahí es cierto o no, te dejamos algunos de los mitos y verdades más comunes.

Si haces ejercicio cardiovascular vas a perder toda la musculatura que has ganado.

Falso. Si todavía eres de los le temen a la trotadora y a otras máquinas de la zona cardio del gimnasio, debes cambiar de chip de una vez. Para que el trabajo aeróbico (cardiovascular) no influya en tu desarrollo muscular y, por el contrario, quemes grasa, tu entrenamiento debe ser de una intensidad moderada. También puedes entrenar a intervalos, pasando de intensidad moderada a intensidad alta en un corto tiempo (sprints).

Cuando sudas eliminas grasa.

Falso. Este es uno de los grandes mitos cuando se trata de bajar de peso. El sudor es un mecanismo de termorregulación que el cuerpo tiene para controlar su temperatura. No debes asustarte si sudas mucho al hacer cardio, no perderás músculo por sudar. Tampoco te emociones creyendo que sudar en exceso significa que has quemado 3 kilos de grasa. Sudar no es malo, pero debes mantenerte hidratado.

Si una mujer entrena con pesas ganará tanto músculo como un hombre.

Falso. Muchas mujeres tienen terror a trabajar con grandes pesas y máquinas en el gimnasio, por lo que dejan de lado el entrenamiento de fuerza. Lo que no saben es que están cometiendo un grave error a la hora de bajar de peso. Suelen decir: “quiero hacer ejercicio, pero pesas no, porque tendré cuerpo de hombre”. Esto no es cierto.

La ciencia dice que en estudios fisiológicos realizados con personas de distinto sexo siguiendo la misma rutina de entrenamiento de hipertrofia muscular, los hombres consiguieron aumentar el tamaño de sus fibras musculares el doble, e incluso el triple que las mujeres durante el mismo periodo de tiempo. O sea, genéticamente, una mujer jamás podrá generar tanta masa muscular como un hombre, por lo que no te verás como Hulk si haces una rutina de fuerza en el gimnasio.

Por el contrario, trabajar con peso hará que quemes grasa, aumentes masa muscular, tonifiques, y quemes más calorías. El entrenamiento de fuerza en mujeres es muy positivo, no solo a nivel estético, sino hormonal.

Si quieres perder grasa, tienes que hacer primero cardio.

Falso. Es muy común que cuando te matriculas al gimnasio empieces por la zona de cardio, dejando totalmente de lado el área de máquinas y pesas. Grave error de principiante. La creencia de que, si haces pesas sin perder la grasa primero esta quedará para siempre almacenada y jamás podrás eliminarla, no es más que un mito contraproducente.

Si tu plan es quemar grasa, el entrenamiento de fuerza y el cardio deben ir de la mano. Trabajar con pesas acelerará tu metabolismo, ganarás masa magra y quemarás muchas calorías. Mientras más músculo tengas, más calorías quemarás (durante el ejercicio y hasta cuando duermes). Esto se debe a que el tejido muscular, al ser un tejido activo, requiere más energía para su funcionamiento, por lo que consume más calorías haciendo más difícil la acumulación de grasa corporal.

Para lograr tu objetivo de quemar grasa, al llegar al gimnasio tómate unos 15 minutos para calentar en la trotadora, la elíptica, bicicleta o tu ejercicio de cardio favorito. Luego, anda sin miedo a la zona de pesas y máquinas. Con la rutina de fuerza que te dará tu entrenador será suficiente. Para cerrar tu día de entrenamiento con broche de oro, regresa a la zona de cardio y realiza 30 minutos más.

Esto hará que quemes las reservas de grasa de tu cuerpo, ya que las reservas de glucosa (que se queman primero) ya las habrás usado en el entrenamiento de fuerza. La clave es usar tu energía inteligentemente, no sufrir 4 horas en el gimnasio.

Ganar masa muscular hará más sencillo tu objetivo de pérdida de peso.

Cierto. Al tener más masa magra (músculo), quemarás más calorías, incluso horas después de terminado tu entrenamiento (hasta en reposo).

Tradicionalmente se han asociado los ejercicios aeróbicos con la reducción de peso. Si bien con estos ejercicios es posible quemar 300 calorías por hora aproximadamente y se estimula el metabolismo hasta dos y tres horas después de terminar la actividad, esta respuesta metabólica es de corta duración y no se desarrolla fibra muscular. Si a eso le agregamos una dieta hipocalórica (ingerir mucho menos calorías de las que quemas) puedes perder masa muscular.

Claro que hacer ejercicio cardiovascular es muy positivo a la hora de querer ganar masa muscular. Aumentará tu capacidad cardiorrespiratoria, lo que te será muy útil cuando quieras entrenar duro con las pesas. Ambos trabajos son importantes para lograr tu objetivo.

Los carbohidratos engordan.

Falso. Lo que te hace engordar es el exceso de calorías totales. Los carbohidratos de buena calidad (complejos) pueden ayudarte a bajar de peso. Incluso, si los comes en la cena. Si has hecho actividad física intensa, gran parte de tus reservas se han agotado. Por lo que la mayoría de carbohidratos que comas después se irá a reponerlas. 

Si tu objetivo es ganar masa muscular, los carbohidratos son tus aliados; pero si quieres quemar grasa, debes moderar su consumo (no eliminarlos). Lo importante es que sean carbohidratos de calidad.

La barriga solo la vas a bajar haciendo abdominales.

Falso. Para bajar esos rollitos lo primero que debes hacer es comer sano, llevar una dieta balanceada y recomendada por tu nutricionista. A esto debes sumarle el ejercicio cardiovascular y de fuerza. De esta forma, quemarás grasa y podrás enfocarte en esa zona que quisieras endurecer, dar volumen y tonificar. En este caso, el abdomen. Como dicen los gurús del fitness: ¡Los abdominales se hacen en la cocina!

Después de cierta edad, no vale la pena hacer ejercicio. 

Falso. No existe límite de edad para hacer ejercicio. Si bien es mejor comenzar este buen hábito de joven, empezar a una edad más avanzada es mejor que nunca hacerlo. Hasta se ha demostrado que se puede ganar masa muscular después de los 60 añosCualquier actividad física será beneficiosa y aunque no siempre verás los resultados tan rápido como en una persona más joven, el ejercicio es salud y nunca es tarde para empezar. Hoy puede ser un buen día.

Recuerda que, al principio, no debes fijarte en la pérdida de peso sino en la reducción de tus medidas (de cintura, espalda, piernas, brazos), ya que puedes notar un incremento en los números de la balanza. Esto debido a que el tejido muscular pesa más que el adiposo (grasa). No te preocupes, que es solo cuestión de tiempo que notes las mejoras en todos los aspectos. ¡A entrenar!

https://www.sportlifeargentina.com/blogs/unoaldia/articulo/grandes-mentiras-del-fitness

https://www.elmundo.es/yodona/fitness/2017/07/06/595b918322601d7d458b461b.html

https://www.sportlifeargentina.com/blogs/unoaldia/articulo/grandes-mentiras-del-fitness

https://www.elmundo.es/yodona/fitness/2017/07/06/595b918322601d7d458b461b.html

    Comentarios