ESTAR BIEN PUEDE SER DIFÍCIL

NOSOTROS QUEREMOS HACÉRTELO FÁCIL


Si aún no se encuentra registrado puede hacerlo desde aquí Regístrate
Blog Single

¿Qué son los quistes, nódulos y otros bultos que podrían confundirse con cáncer?

Blog Single

20/10/2020

Si el médico te indica que tienes un quiste en alguna parte del cuerpo no lo asocies automáticamente con un cáncer. En el cuerpo, por diversos motivos, pueden surgir bultos o protuberancias que en la mayoría de casos no representan un tumor maligno. Pero aún así, es importante conocer más sobre ello, para estar alerta y acudir con un médico para hacer un descarte temprano.

Según la Sociedad Americana de Cáncer, muchos de los abultamientos o masas, que se forman en el seno por ejemplo, no son cancerosos. Aún así la detección y control siempre es necesaria.

Bultos en el cuerpo que podrían parecer un tumor

Quistes

Son sacos redondos o de forma ovalada que contienen líquido, aire u otros materiales. En ocasiones producen dolor al tacto. Se pueden formar en cualquier parte del cuerpo, pero los más comunes en las mujeres son los que aparecen en los ovarios o en el pecho. En muchos casos los quistes son benignos, pero siempre debemos poner atención a su aparición y pasar por un control médico.

Lee también: Lo dice la ciencia: más tiempo con sobrepeso, más riesgo de cáncer

Fibrosis

Es una acumulación de tejido fibroso, duro al tacto, que se compone de tejidos similares a las cicatrices y ligamentos. Por lo general no representa un riesgo de cáncer pero como siempre, es mejor que un médico especialista haga el diagnóstico y determine el procedimiento a seguir.

Nódulos tiroideos

Se trata de bultos o formaciones de líquido que aparecen dentro de la tiroides. La mayoría de ellos no se suele reconocer fácilmente, excepto que tengan un gran tamaño o que estén presionando internamente la tráquea o esófago. Sin embargo, la mayoría de nódulos no son cancerígenos, pero sí podrían provocar problemas a la tiroides si no son detectados y tratados oportunamente.

Inflamación de ganglios

El sistema inmunitario tiene una red de ganglios linfáticos que se extiende por todo el cuerpo. Al inflamarse, los ganglios aumentan su tamaño y pueden producir dolor, sudoración, fiebre entre otros. Los grupos más grandes de ganglios se ubican en el cuello, las axilas y las ingles. La inflamación se puede deber a una infección o algunas enfermedades del sistema inmune como lupus o VIH, pero también pueden ser causada por un linfoma, que es el cáncer del sistema linfático.

Hernia

Es la aparición de un bulto en la zona abdominal o en la ingle, debido a que en la pared muscular se produce una abertura, que provoca que una parte de los órganos internos sobresalgan de la cavidad del cuerpo. Esto puede a consecuencia de un excesivo esfuerzo donde la presión abdominal aumente más de su capacidad, por una mala cicatrización de una herida o cirugía.

Lipoma

Es un bulto de grasa que se acumula entre la capa de piel y el músculo. Suelen ser pequeños y suaves al tacto. Son un tipo de formación no cancerígena y en la mayoría de casos no produce mayores complicaciones, pero se puede extirpar en caso sea necesario, esto es cuando crecen, provocan dolor o ejercen presión sobre los vasos sanguíneos o nervios que tengan cerca.

¿A qué edad deberías hacerte despistajes de cáncer?

Cómo detectar un quiste y saber si es maligno

En mujeres, los quistes más comunes son los que se forman en los senos o en los ovarios. En el primer caso es fácil detectarlos al tacto realizándose un autoexamen de mamas frecuentemente. 

En el caso de un quiste ovárico, un dolor pélvico inusual durante la menstruación puede ser una señal de alerta. En ambos casos, tu médico te hará una ecografía para ver de qué está compuesto el quiste, si es solamente líquido no suele representar un gran problema.

De cualquier modo, para hacer un descarte de cáncer será necesario hacer una biopsia, es decir extraer una cantidad pequeña del tejido del quiste y comprobar si en él hay células cancerígenas.

    Comentarios