ESTAR BIEN PUEDE SER DIFÍCIL

NOSOTROS QUEREMOS HACÉRTELO FÁCIL


Si aún no se encuentra registrado puede hacerlo desde aquí Regístrate
Blog Single

¿Los gatitos también pueden sufrir diabetes?

Blog Single

Lamentablemente, la diabetes no es un problema que solo aqueje a los humanos. Nuestros amigos gatunos también pueden padecer de diabetes. A partir de los 8 años un gato puede comenzar a presentar ciertos síntomas a los cuales debes ponerle atención. No hacerlo implica reducir significativamente la esperanza de vida de tu peludo amigo. 

Diabetes gatuna

Esta enfermedad afecta más a gatos obesos. Al igual que con los humanos, los gatos diabéticos no pueden procesar adecuadamente la insulina. El cuerpo del gatito no asimila la glucosa que necesita para tener energía.

Busca estos síntomas en tu felino

Un gato con diabetes va a tener más sed y más apetito. Orinará más pero va a perder peso. Su cuerpo al no poder obtener la energía de los alimentos va a empezar a usar las reservas de grasa. Los dueños de gatos se dan cuenta de estos síntomas cuando empiezan a notar que deben cambiar la arena para gato más a menudo. Otros síntomas que tu gato puede manifestar son alejamiento de la familia, falta de acicalamiento y pereza. Su pelaje comenzará a verse seco y deslustrado.

7 vidas

Como dueño debes identificar rápido los síntomas para tratar a tu mascota lo más oportunamente posible. Un examen de sangre podrá despejar cualquier duda. Recuerda que hay también otro tipo de diabetes felina denominada “transitoria”. Esta ocurre cuando el gato ha sido sometido a mucho estrés (paseos en carro o viajes) y eso aumenta el nivel de azúcar en su sangre. Esta diabetes transitoria es pasajera pero debes llevarlo al médico para que te indique si es necesario o no seguir un tratamiento.

En los gatos que persistan los síntomas de la diabetes se debe llevar controles periódicos y un constante diálogo con el veterinario. En muchas ocasiones los tratamientos no son tan efectivos debido a que los dueños no administran las medicinas al felino siguiendo al pie de la letra las indicaciones del veterinario. Es una responsabilidad y un compromiso que asumiste al decidir tener un gato.

Fuente: El Telégrafo

    Comentarios