ESTAR BIEN PUEDE SER DIFÍCIL

NOSOTROS QUEREMOS HACÉRTELO FÁCIL


Si aún no se encuentra registrado puede hacerlo desde aquí Regístrate
Blog Single

Cuáles son las causas del mal aliento y cómo puedes eliminarlas

Blog Single

10/08/2020

¿Alguna vez has tenido mal aliento? Probablemente sí. La halitosis -término médico para señalar el olor desagradable que se percibe en la boca- es una condición muy común que se puede deber a distintas razones, y es posible que nos afecte en cualquier momento de nuestras vidas. Por suerte, existen formas sencillas de eliminar el mal aliento y evitar que se vuelva un síntoma constante, siempre dependiendo de los factores que lo ocasionen.

Por lo general, tener un ‘aliento fuerte’ no representa algún problema serio de salud, pero sí puede causar incomodidad y hasta inseguridad en las relaciones sociales. Esto puede llevar a que se utilicen productos para disimular el mal olor, como mentas o chicles. Sin embargo, estas soluciones no combaten el origen del problema y su consumo en exceso puede provocar otros males para la salud.

De otro lado, hay personas que tienen mal aliento y no lo saben. Es importante que estemos atentos, pues algunos problemas de salud tienen como síntoma el mal olor bucal.

¿Por qué se produce el mal aliento?

El origen de la halitosis está estrechamente relacionada con la alimentación, los hábitos de higiene o alguna enfermedad específica. En la mayoría de casos, el mal aliento es provocado en la propia boca, pero también se puede deber a una afección digestiva, respiratoria u otro mal que nos aqueje.

A continuación, algunas de las principales razones por las que se produce el mal aliento. De acuerdo a cuál sea el caso, el tratamiento para eliminarlo podría ser distinto.

  • Alimentos de olor fuerte. La cebolla, el ajo, el pescado o algunas hierbas, dejan un marcado olor luego de consumirlos e incluso durante el periodo de digestión. También contamos aquí al café y las bebidas alcohólicas.
  • Falta de higiene. Si no te cepillas con frecuencia, los restos de comida y líquidos que quedan en los dientes, lengua y paredes bucales se descomponen dando paso a la formación de bacterias, lo que produce mal olor.
  • Infecciones bucales. Las caries, heridas en la boca o inflamación de las encías también pueden ser factores para un mal aliento.
  • Prótesis dentales. La dentadura postiza debe limpiarse diariamente para evitar la acumulación de residuos y bacterias.
  • Medicamentos. Algunas sustancias presentes en las medicinas indicadas para ciertas enfermedades son procesados por el organismo y se transportan a la boca.
  • Enfermedades sistémicas. Los problemas estomacales, infecciones respiratorias, problemas hepáticos o renales. Además de enfermedades como la diabetes, gastritis, y como efecto secundario de ciertos tratamientos contra el cáncer.
  • Otros. Cambios en el metabolismo, reflujo crónico, e incluso factores psicológicos como el estrés o la ansiedad. En cuanto a factores externos. el consumo de cigarrillos.

Cómo eliminar y prevenir el mal aliento

Si el síntoma es ocasional, la solución suele estar en la dieta o la limpieza bucal. En caso persista, el mal aliento se debe eliminar a través de un tratamiento. Teniendo en cuenta que las causas de la halitosis pueden ser tan variadas lo más recomendable es recurrir a un diagnóstico profesional para determinar el procedimiento a seguir.

Atención de afecciones dentales

Si sientes alguna molestia en los dientes o encías, puedes acudir a consulta con un dentista para que detecte el problema y lo cure antes de que se agrave. El mal olor debería desaparecer con ello.

Tratamiento de enfermedades asociadas

En caso el origen del mal aliento no esté relacionado con algún problema en la boca, un médico deberá realizar el diagnóstico e indicar el tratamiento a llevar. Dependiendo de la enfermedad, el proceso para eliminar la halitosis puede tardar más tiempo.

Consejos para mantener un aliento fresco

  • Cepíllate los dientes con frecuencia. Lava tus dientes con regularidad, idealmente después de cada comida. Recuerda también cepillar la lengua y las paredes bucales, pues también allí se alojan las bacterias.
  • Utiliza el hilo dental de forma correcta. Los espacios entre los dientes pueden ser difíciles de alcanzar con el cepillo, por ello, un correcto uso del hilo dental, al menos una vez al día, puede contribuir a la salud bucal.
  • Evita la sequedad en la boca. Bebe agua frecuentemente -que es bueno para la salud en general-, evita el exceso de café, fumar o beber alcohol. Una opción para mantener la salivación son los caramelos sin azúcar.
  • Cambia tu cepillo con regularidad. El desgaste y acumulación de bacterias deteriora los cepillos de dientes. Por ello, es necesario renovarlos cada tres o cuatro meses. De preferencia utiliza aquellos de cerdas suaves.
  • Cuida tu alimentación. Evita consumir con frecuencia ajo, cebolla u otros alimentos de fuerte aroma.
  • Realiza constantes revisiones dentales. Una de las mejores maneras de prevenir el mal aliento es acudir regularmente al dentista y así tratar cualquier afección que pueda generar complicaciones futuras.

    Comentarios