ESTAR BIEN PUEDE SER DIFÍCIL

NOSOTROS QUEREMOS HACÉRTELO FÁCIL


Si aún no se encuentra registrado puede hacerlo desde aquí Regístrate
Blog Single

Cómo un simple dolor de espalda puede decir mucho sobre tu salud

Blog Single

02/10/2020

Ese dolor de espalda al que no le tomas mucha importancia puede ser signo de una enfermedad más seria. Pensar que pronto pasará o normalizarlo en tu día a día es un error que no puedes cometer pues se trata de tu salud y de calidad de tu vida. No dejes pasar mucho tiempo para acudir al médico a una revisión.

A continuación los principales problemas de fondo que se manifiestan con un dolor de espalda.

Qué enfermedades pueden estar tras un dolor de espalda

Para detectar si un dolor de espalda es provocado por una enfermedad más delicada, tu médico probablemente te haga preguntas que tal vez te parezcan que nada tienen que ver con la zona adolorida. Y es que el dolor de espalda puede esconder males muy diversos, según explica la especialista en Medicina Familiar, Donnica Moore, de New Jersey.

  • Lesiones a la columna

Debido a un esfuerzo físico excesivo o malas posturas en las actividades cotidianas, se podrían generar problemas como hernias de disco. También el dolor puede producirse por una deformación como en el caso de una escoliosis.

  • Cálculos renales

Puede llegar a provocar dolores muy agudos que inician en la espalda baja y descienden hasta la zona pélvica. Se trata de pequeñas piedras que se producen cuando se acumulan algunos minerales en los riñones sin que puedan ser disueltos.

  • Artritis

Es la inflamación de las articulaciones y en la espalda suele darse con mayor frecuencia en la parte baja. Se presenta con dolor, rigidez e hinchazón. Los factores de riesgo más frecuentes son la avanzada edad y el sobrepeso.

  • Apendicitis

Aunque los síntomas más asociados sean el dolor abdominal, náuseas o vómitos, en ciertos casos el dolor también se podría ubicar en la espalda y eso debido a que se puede dar el caso que debido a la composición anatómica de la persona, el apéndice se encuentre en la parte posterior de tronco, cerca a un riñón. 

Si sientes un dolor agudo y repentino en la zona acude a un médico inmediatamente, si no se atiende a tiempo la apendicitis podría ser mortal.

  • Problemas cardiovasculares

Un dolor de espalda que se inicia en el pecho y se extiende a la espalda, además de náuseas o falta de aliento podría ser señal inminente de un infarto. Debes acudir a emergencias.

Otro posible origen es un aneurisma aórtico que se desarrolla en la zona abdominal o torácica, pero que puede producir dolor de espalda. La rotura del aneurisma también es una grave emergencia pues genera una hemorragia interna que también podría provocar la muerte.

  • Algunos tipos de cáncer

El dolor de espalda también puede esconder alguna enfermedad oncológica como el cáncer de colon, pulmón, páncreas, ovario. También otros tipos de cáncer en etapa de metástasis, donde los tumores ya se han extendido a varias zonas del cuerpo.

Te puede interesar: 3 ejercicios para fortalecer tu espalda baja

Malos hábitos para la espalda y consejos para corregirlos

  • Permanecer mucho tiempo sentado. La presión en la columna es mayor cuando estamos sentados y hacerlo por largos periodos de tiempo acumula esta tensión y provoca dolor. Procura tomarte algunos descansos para ponerte de pie y estirarte.
  • Posturas de pie, sentado y al dormir. Caminar encorvado o con los hombros hacia adelante no es recomendable, lo ideal es mantener en mentón paralelo al piso. Al estar sentado, apoyarse hacia adelante provoca mayor presión en la columna y abdomen; procura tener la espalda recta y pegada al asiento. Y al dormir evita hacerlo boca abajo, lo recomendado es que descanses boca a arriba o de costado, manteniendo los brazos por debajo de la cabeza. 
  • Falta de ejercicio físico. Cuando los músculos no liberan energía se quedan tensos y aumentan las posibilidades de una lesión. Hacer yoga o natación ayuda bastante, pero incluso con la caminata frecuente se genera un saludable ejercicio.
  • Cargar mucho peso o hacer mal movimiento. El peso debe cargarse con el esfuerzo de brazos y piernas, no con la cintura. Si es mucho el peso es mejor valerse de una herramienta o pedir ayuda a otra persona.
  • Alimentación que lleva al sobrepeso. El exceso de peso corporal genera mayor esfuerzo a la columna y en general a todo el sistema sistema óseo. Mantén una dieta balanceada, que incluya ensaladas y abundante agua.
  • Uso desmedido de zapatos de taco. La postura con los tacones produce más presión en la columna. Pasar muchas horas de pie con este calzado puesto genera un daño en el largo plazo. Busca algunos momentos de descanso o lleva un par de zapatos adicionales para cambiarte si tienes la oportunidad.

Continúa con: Tu cuello y tu espalda también necesitan ejercicio

    Comentarios