ESTAR BIEN PUEDE SER DIFÍCIL

NOSOTROS QUEREMOS HACÉRTELO FÁCIL


Si aún no se encuentra registrado puede hacerlo desde aquí Regístrate
Blog Single

Cómo saber cuando la piel está deshidratada y cómo evitarlo

Blog Single

29/10/2020

A todos nos gusta tener una piel suave y saludable, pero a veces con el cambio de clima u otros factores, podemos descuidarla, y de pronto empezar a notar que está seca o deshidratada. Por ello es necesario poner atención a la apariencia y textura que va tomando la piel para detectar si hay algún problema de resequedad y darle tratamiento. Aquí compartimos una guía para reconocer las principales señales que indican que nuestra piel podría sufrir de deshidratación.

Cómo identificar la deshidratación en la piel

Si sientes algo raro en tu piel pero no sabes reconocer exactamente de qué problema se trata, ten en cuenta que los síntomas de una piel poco hidratada son claramente identificables a la vista y mediante el tacto. 

  • Aspecto tenue u opaco. Si ante la exposición al sol la piel no brilla, es una señal de probable deshidratación cutánea.
  • Pequeñas arrugas. Estas formaciones rugosas se presentan por lo general en la nariz, mentón o codos.
  • Falta de elasticidad. Sucede cuando la piel no se siente tersa y suave, sino que se vuelve tirante y áspera.
  • Descamación. Es cuando la piel parece ‘pelarse’, se van desprendiendo pequeños fragmentos, al mismo tiempo que se produce comezón en la zona afectada.

Cabe recordar que la piel deshidratada no es lo mismo que una piel seca. La primera, que indica la falta de agua, es una condición temporal que se puede revertir, e incluso evitar que suceda. Sin embargo, la sequedad es más una característica, una condición de la piel de algunas personas, en las que la grasa cutánea es menor de lo habitual. Pero con un buen diagnóstico se puede tratar para que no represente mayor problema.

Lee también: Protector solar: ¿Cuál me conviene según mi tipo de piel?

Causas de deshidratación en la piel y cómo evitarlas

Los factores que nos podrían llevar a tener una piel deshidratada son bastante diversos. Un estudio sobre la deshidratación realizado por la Universidad Carlos III de Madrid describe sus principales causas, detallando los efectos que se generan en la piel; y por otro lado el portal de la cadena BBC brinda algunas recomendaciones para mantener una piel sana, evitando la resequedad.

Males estomacales

Los cuadros de diarreas o vómitos son una causa de deshidratación leve o moderada que afecta a todo el organismo incluyendo la piel. Cuando estos síntomas están acompañados de fiebre, también se podría incluir como pérdida de agua la sudoración excesiva que se genera.

Cómo evitarlo: Cuida tu alimentación y hábitos de higiene para prevenir alguna infección estomacal. Y si llegas a presentar estos síntomas de forma recurrente acude a una consulta médica.

Tomar poca agua

El cuerpo humano está compuesto en promedio por un 70% de agua. Por lo mismo, necesitamos darle un constante flujo de este líquido. Así además de eliminar toxinas y limpiar el organismo, se mantiene la composición ideal de todos los órganos y tejidos incluyendo la piel.

Cómo evitarlo: Recuerda hidratarte tomando varios vasos de agua al día, y además elevar tu consumo de frutas y verduras, que en su mayoría están compuestas por agua.

Condiciones del clima

La piel puede sufrir especialmente con los veranos intensos, pero también el frío la afecta. Asimismo, se puede dañar por los rayos UV, el viento o la contaminación. Este aspecto siempre es variable y está fuera de nuestro control, pero podemos prepararnos.

Cómo evitarlo: Tanto en verano como invierno utiliza siempre bloqueador solar con protección UV, y cremas hidratantes.

Factores emocionales

Aunque en primera instancia puede que no se le encuentre relación, el estrés o ansiedad también pueden provocar cambios en el funcionamiento interno del organismo y ello desencadenar en la deshidratación.

Cómo evitarlo: Práctica técnicas de respiración o yoga que pueden aliviar en parte el estrés. Si se trata de una situación constante y que no logras superar, no dudes en tener una consulta con tu psicólogo.

Abuso de cosméticos

Las sustancias químicas que contienen algunos de estos productos, pueden resultar muy fuertes para la piel, y posiblemente quitarle la hidratación adecuada. Estos se pueden acumular como capas que obstruyan una buena ‘respiración’ del tejido cutáneo.

Cómo evitarlo: No abuses del uso de maquillaje y siempre remueve suavemente los restos, limpia y exfolia la piel cada semana. También puedes optar por cosméticos naturales que tienen un menor impacto en la piel.

Medicamentos

La deshidratación también puede deberse a los efectos secundarios de un tratamiento. Entre los más fuertes para la piel están aquellos aplicados para pacientes oncológicos, y también algunos recetados para combatir el acné o el control del colesterol.

Cómo evitarlo: Consulta a tu médico sobre los efectos secundarios que se pueden presentar con el determinado tratamiento, para contar con los productos necesarios para la hidratación y aplicar las rutinas recomendadas de cuidado diario.

Sigue con: 5 comidas para una piel radiante

    Comentarios