ESTAR BIEN PUEDE SER DIFÍCIL

NOSOTROS QUEREMOS HACÉRTELO FÁCIL


Si aún no se encuentra registrado puede hacerlo desde aquí Regístrate
Blog Single

Cómo reconocer y tratar la mastitis durante la lactancia

Blog Single
Tener un bebé y optar por la lactancia natural es cosa frecuente. Sin embargo, lo que una mamá no espera es que el acto de comunicación más íntimo con su pequeño se convierta en una inflamación dolorosa en los senos como la mastitis. ¿Sabrías como reconocerla? Aquí te damos una serie de síntomas para que la reconozcas y sepas cómo tratarla.

Síntomas

Como inflamación de la mama, la mastitis se presenta con enrojecimiento en áreas aledañas al pezón y una sensación similar a la gripe. Usualmente aparece cuando la leche se filtra en el tejido mamario y origina un conducto bloqueado. El cuerpo reacciona como si se tratara una infección, de ahí el enrojecimiento y la inflamación. El seno puede estar caliente y con bultos. Dato importante: la mastitis es más común si la madre están más cansada ​​y estresada​​ de lo habitual.

Relacionado: Los beneficios de la lactancia para la mamá y el bebé 

¿Qué hacer?

-  Aunque sea doloroso, debes eliminar la leche materna que bloquea la mama. Ello resuelve rápidamente los síntomas y previene que se agrave.

-  Esa leche del pecho afectado es perfectamente bebible por tu bebe, pese a que sea un poco más salada de lo habitual. Es más, aliméntalo con más frecuencia para que estimule la salida de la leche.

-  Descansa y bebe líquidos en abundancia.

-  Coloca compresas de calor y masajea el área bloqueada, para aflojar el endurecimiento de la mama.

-  Ajusta bien tu posición y el agarre de la mama por parte de tu bebé.

-  Toma un analgésico con Ibuprofeno para reducir la inflamación y el dolor.

-  Cambiar de posición a tu bebé para estimular el área bloqueada de modo más eficaz.

-  Extrae leche entre las tomas y guárdalas en envases esterilizados.

Dato importante: Asegúrate de que tu bebé está bien conectado a tu pecho y que la mama queda vacía tras alimentarlo.

También te puede interesar: 6 cosas que puedes hacer para sentirte mejor después de dar a luz

Mastitis infecciosa

Se origina cuando no se trata adecuadamente la inflamación antes descrita. Requiere tratamiento inmediato para evitar complicaciones más graves, como un absceso (acumulación dolorosa de pus). Las pautas previas a menudo resuelven el problema, pero los casos más graves de la mastitis infecciosa pueden requerir antibióticos con el fin de llevar la infección bajo control. Tu médico deberá prescribir los antibióticos correctos y, por lo general, se te recomendará continuar con la lactancia.

Fuente: New Parent Support

    Comentarios