ESTAR BIEN PUEDE SER DIFÍCIL

NOSOTROS QUEREMOS HACÉRTELO FÁCIL


Si aún no se encuentra registrado puede hacerlo desde aquí Regístrate
Blog Single

10 razones por las que llorar no es tan malo como parece

Blog Single

06/08/20

Llorar suele ser visto como algo negativo o asociado con momentos dolorosos y de sufrimiento. Muchas veces se piensa que llorar demuestra debilidad y que hacerlo nos deja vulnerables ante los demás. Sin embargo, los psicólogos sostienen que el llanto es una forma de expresar sentimientos que de otra forma quedarían reprimidos, afectando no solo la salud mental y emocional, sino también la física. A continuación, te damos 10 razones por las que llorar no es tan malo como parece.

10 razones por las que llorar no es tan malo como parece

Es probable que hayas escuchado frases como: “no se llora”, “no debes llorar por eso”, “los grandes no lloran” o, peor aún, “los niños/hombres no lloran”. La verdad es que, llorar a cualquier edad (y género), es necesario. Está científicamente comprobado que llorar no es malo y aquí están las razones:

1. Todos necesitan llorar.

Llorar está en la naturaleza del ser humano. Todos necesitan llorar en algún momento. Es la reacción a un estado emocional que, en cualquier momento, las personas van a vivir. 

2. Llorar para soltar lo que te afecta.

Muchas veces, cuando una persona se siente triste, cree que la mejor forma de olvidar lo que le sucede es evadiendo ese sentimiento y evitar llorar. Reprimir el llanto no hará que los problemas se solucionen. Por el contrario, llorar puede ayudar a aliviar el malestar y liberar esa energía contenida.

3. Llorar es una forma pura de expresar sentimientos.

El llanto es una forma natural e intensa de expresar lo que sientes, sea una alegría o tristeza profunda. Puede que llorar tenga una connotación negativa, pero es preferible hacerlo a pretender que nada te afecta. Recuerda que llorar es saludable, cuando se siente natural.

4. Puede que te sientas mejor después de llorar.

Llorar es una forma de descargar fuertes emociones contenidas. Puede ser que hayas estado reprimiéndote, aguantando problemas sin conversalos y que, de repente, el llanto fluya como una forma de liberarlo todo. No te resistas y deja las lágrimas salir. 

10 razones por las que llorar no es tan malo como parece

5. Llorar reduce el mal humor.

Con el llanto se eliminan sustancias como el cloruro de potasio y manganeso. Cuando el organismo contiene altas cantidades de manganeso, experimenta irritabilidad, cansancio, periodos depresivos y cuadros de ansiedad. Además, al llorar se liberan hormonas como los opiáceos endógenos y la oxitocina, que reducen el dolor, el estrés o la angustia. También mejora la respiración y se producen endorfinas (la hormona de la felicidad).

6. Descargar tus emociones es bueno para tu salud física.

Un estudio procedente de Minnesota (Estados Unidos), liderado por el doctor William H. Frey II, reveló que las lágrimas fruto de las emociones contienen altas dosis de adrenocorticotropina, una hormona relacionada con el estrés. Es decir, el acto de llorar es útil para liberar físicamente hormonas y toxinas que provocan estrés. Guardarte tus sentimientos es dañino también para tu organismo. Está comprobado que las emociones mal manejadas o reprimidas pueden enfermar al cuerpo.

7. Llorar te reafirma que estás vivo.

Llorar implica sentir con profundidad e intensidad. Es una forma de recordarte que estás vivo y que el mundo que te rodea no te es indiferente, que te conmueve y te importa.

8. Estar triste es parte de la vida.

No todo en la vida puede ser felicidad. Hay momentos en los que te vas a sentir triste y eso está bien. La tristeza puede ser el primer paso hacia la felicidad. Por ello, es necesario aceptar las emociones negativas para poder soltarlas.

9. El llanto también puede ser de felicidad.

Si bien llorar suele tener una connotación negativa (es visto como algo malo), es importante recordar que es una forma de expresar emociones intensas. Puedes sentir ganar de llorar por felicididad o por gratitud

10. Llorar te ayuda a conocerte mejor.

Las lágrimas te permiten saber cuáles son tus vulnerabilidades, cuándo y cuánto necesitas de otros, qué te afecta más o menos y cuáles son tus necesidades emocionales. Una vez que descubres todo eso, puedes trabajarlo.

Date el permiso de expresar tus emociones. No te reprimas. Deja de lado el qué dirán y llora cada vez que tengas ganas. Al llorar, también demuestras y aceptas que eres vulnerable, y eso, es de personas fuertes.

    Comentarios