ESTAR BIEN PUEDE SER DIFÍCIL

NOSOTROS QUEREMOS HACÉRTELO FÁCIL


Si aún no se encuentra registrado puede hacerlo desde aquí Regístrate
Blog Single

Beneficios y recetas para hacer frutas deshidratadas en 4 pasos

Blog Single

Son muy conocidos los beneficios de las frutas deshidratadas para el organismo. Tanto si quieres bajar de peso, como si deseas aumentar unos kilos, no hay mejor recomendación médica que incorporar estos ingredientes a tu dieta. Especialmente para pacientes con enfermedades metabólicas, cardiovasculares o con diabetes tipo 2.

Propiedades de las frutas deshidratadas

Tienen muchos nutrientes

Las frutas deshidratadas como uvas, ciruelas, pasas o higos secos aportan muchísimos nutrientes al organismo. Todas concentran un alto aporte energético que no supera las 300 calorías por cada 100 gramos.

Son ricas en fibra

Asimismo, tienen alto contenido en fibra. De modo que son un alimento ideal para tratar problemas gastrointestinales, como el estreñimiento. 

Fuente de hierro y calcio

Frutas como el orejón de melocotón, uvas, pasas y el higo seco, aportan hierro y calcio a la dieta diaria. Esto ayuda a evitar enfermedades como la anemia y osteoporosis. 

Vitaminas y antioxidantes

En general, las frutas deshidratadas son ricas en potasio, vitamina B, vitamina E y otros antioxidantes. Son recomendadas para deportistas que buscan recuperarse de un esfuerzo intenso. También para pacientes con hipertensión arterial, dado su bajo contenido de sodio y su riqueza en otros micronutrientes.

¿Cómo incluir frutas deshidratadas en tu dieta?

Las frutas deshidratadas son un aperitivo muy sano y fácil de trasladar. Consúmelo como un snack. Además de satisfacer un antojo, ayudarán a disminuir la ansiedad y mejorar la digestión. Con un puñado (50 gramos) al día es suficiente. 

Reduce el azúcar en la cocina. Un puré de uvas o pasas son un buen reemplazo de esos endulzantes calóricos poco nutritivos. Puedes incorporarlos al platillo para dar humedad, sabor y mucho color al menú del día.

Incluye las frutas deshidratadas en los platillos. Por ejemplo, en guisos y estofados, como un rico preparado de pollo con pasas. 

También quedan bien con ensaladas (frutas frescas, pipas y orejones o espinacas con dátiles) y en salsas para carnes o pastas (lomo de cerdo con salsa de ciruelas pasas).

Pruebalas como postres. Hay recetas dulces, saludables y nutritivas que cuentan con las frutas deshidratadas como ingrediente principal. Por ejemplo, cake de avena, miel y uvas pasas, bizcocho de maizenacookies con diferentes frutas deshidratadas.

Cómo deshidratar frutas paso a paso

fruta deshidratada

Este proceso consiste en extraer el agua de la fruta, favoreciendo su conservación y evitando la aparición de bacterias o gérmenes. Es posible que se pierdan algunas vitaminas A y C, pero muchos otros nutrientes quedan intactos.

Deshidratación al aire libre

Paso 1: Lava la fruta y córtala en rebanadas si son muy grandes. Si son higos o albaricoques, puedes dejarlos enteros.

Paso 2: Coloca los trozos en una bandeja, dejando espacio entre las frutas. Encima coloca una tela de color negro, para evitar el contacto con insectos.

Paso 3: Voltea las frutas al menos dos veces al día, para una deshidratación uniforme. 

Paso 4: Espera de 7 días a una semana, y listo. 

Deshidratación al horno

Paso 1: Al igual que con el método anterior, lava la fruta y córtala si es muy grande. Luego coloca los trozos en una bandeja.

Paso 2: Mete en el horno a una temperatura que no supere los 50 °C, por al menos dos horas. En algunas ocasiones, se necesitan 4. 

Paso 3: Retira del horno y deja reposar a temperatura ambiente.

 

 También te puede interesar: Todo lo que necesitas saber sobre frutos secos

    Comentarios