ESTAR BIEN PUEDE SER DIFÍCIL

NOSOTROS QUEREMOS HACÉRTELO FÁCIL


Si aún no se encuentra registrado puede hacerlo desde aquí Regístrate
Blog Single

5 motivos para comer pasta sin culpa

Blog Single

Deliciosa, nutritiva y muy versátil. Sí, hablamos de la satanizada pasta, que en todas las dietas “de moda” ha desaparecido casi por completo, ensombreciendo el legado de la cocina italiana en el mundo. Sin embargo, los espaguetis y sus hermanos nos proveen una buena dosis de fibra, proteínas de origen vegetal sin grasa, así como vitaminas y minerales.

Pero ojo: el diablo está en los detalles. La pasta debe consumirse con verduras llenas de nutrientes, grasas buenas como el aceite de oliva y con proteínas, en porciones controladas (lo ideal es una cantidad igual al tamaño de una pelota de béisbol). Es más, en una conferencia científica se mostró que el consumo de pasta como parte de una dieta mediterránea hacía menos propensa a la gente al sobrepeso, obesidad y a un alto Índice de Masa Corporal (IMC ).

Además, procura comer pastas integrales y no procesadas.

1. La fibra es tu amiga. La ingesta recomendada de fibra es de 25 a 38 gramos al día. Quienes comen pasta están supliendo esta necesidad a cabalidad. Mejor aún si lo usan como base de verduras y legumbres. Según la Food and Drug Administration de EE.UU., las dietas bajas en grasa y ricas en fibra que contienen granos, frutas y verduras reducen el riesgo de algunos tipos de cáncer y enfermedades al corazón.

2. Los carbohidratos son mejores si son frecuentes. Los carbohidratos son la principal fuente de energía en nuestra comida y nos ayudan a funcionar bien. Ahora bien, el trigo integral y la pasta blanca enriquecida son carbohidratos buenos, pues se descomponen más lentamente en el cuerpo que muchos otros granos refinados, ayudando a mantener los niveles de azúcar en sangre. Por tanto, quienes suelen comer pasta regularmente son menos propensos al sobrepeso que los que comen pasta con poca frecuencia.

3. La pasta es limpia. Trigo duro y agua, nada más limpio y sano que eso. Sin grasa y sin azúcar, la pasta ahora es enriquecida con vitaminas, por lo que se obtiene una bonificación de vitaminas B esenciales y hierro, que ayudan a transportar oxígeno a los músculos y el cerebro.

4. Es sostenible. La variedad es la sal de la vida pero, en este caso, también es mejor para el planeta. La pasta tiene una huella de carbono más baja que otros grupos de alimentos de origen animal como la carne. Además, las últimas directrices dietéticas revelan que no estamos comiendo suficientes vegetales ricos en nutrientes, un grupo de alimentos que combina a la perfección con la pasta.

5. Prepara el camino a las proteínas. Los expertos en salud dicen que combinar carbohidratos con proteínas proporciona un suministro estable de energía para horas después de haber comido, muy útil para mantenerse concentrado en el trabajo y para hacer ejercicio cardiovascular de alta intensidad.

Y ya que hablamos de ejercicio, esta pareja ideal de carbohidratos y proteínas puede ayudar en la recuperación muscular tras un entrenamiento intenso. Sugerimos que a cada plato de pasta le agregues nueces para darle textura, ponerle pollo magro en trozos, o añadir pescado como el salmón, que contiene gran cantidad de ácidos grasos omega saludables.

    Comentarios