ESTAR BIEN PUEDE SER DIFÍCIL

NOSOTROS QUEREMOS HACÉRTELO FÁCIL


Si aún no se encuentra registrado puede hacerlo desde aquí Regístrate
Blog Single

5 beneficios de comer avena

Blog Single

Tal vez en tu mente y en tu corazón la avena solo sea un recuerdo de desayuno en épocas de colegio. Pero deberías considerar razones no solamente nostálgicas para comenzar a comerla nuevamente todos los días con el desayuno.

De acuerdo con el portal LifeHack comer avena todos los días tiene muchísimos beneficios. Aquí, te presentamos 4 de ellos.

1. Te ayuda mantener y hasta perder peso

Por lo pronto, la avena tiene una propiedad maravillosa: te llena. Es un alimento que te deja satisfecho y que se procesa lentamente en tu cuerpo, por lo que es probable que si desayunas una buena porción de avena, no sientas necesidad de estar picando algo entre comidas antes de la hora. No solamente eso: también existen estudios que demuestran que en personas con sobrepeso, comer avena evitaba que en el resto del día se ingirieran comidas con un contenido calórico muy alto. Al parecer, la avena también contribuye a generar una sensación de 'llenura'. 

2. Le hace bien a tu corazón

El consumo regular de avena, además, ha demostrado tener propiedades reductoras de colesterol, lo que repercute en una salud cardiovascular más resistente. Con una taza de avena al día puedes tener un impacto positivo en tus niveles de colesterol. Asimismo, te ayuda a mantener bajos los niveles de azúcar en la sangre.

3. Obtendrás más nutrientes

Adicionalmente, la avena es baja en grasas y 'virtualmente libre de grasas saturadas'. Adicionalmente, una sola taza de avena tiene hasta cinco gramos de proteina. Además, posee minerales fundamentales como cobre, hierro, magnesio, fósforo, selenio, zinc y una gama de antioxidantes. Por si fuera poco, la ingesta calórica es baja, llegando a solo 143 en el caso de una taza sin ningún tipo de complemento.

4. Tendrás más alternativas

Con la avena tienes la posibilidad de crear nuevas combinaciones de elementos nutritivos en el  desayuno. Desde añadir frutas, jugo o miel, hasta endulzarla con un poco de almíbar casero. Puedes añadirle también nueces, castañas, pecanas, almendras o cualquier otro fruto seco.

    Comentarios