Supermercado europeo se despide del plástico

Blog Single

"Seamos realistas, hagamos lo imposible". Ese es el lema de Original Unverpackt ("Originalmente Desempacado), el primer supermercado sostenible del mundo. ¿Su objetivo? Reducir al mínimo indispensable la cantidad de basura no biodegradable que generamos al hacer nuestras compras domésticas.  

La idea comenzó como un crowdfunding (proyectos que se financian colectivamente a través de colectas y páginas web) y, desde el año pasado, es una realidad en Berlín. El proyecto comenzó cuando una de sus fundadoras intentó comprar una verdura supuestamente "ecológica" en su supermercado para darse cuenta de cada una venía envuelta en un plástico individual (¿suena familiar?). Esa contradicción fue el germen que inició el proyecto de Original Unverpackt.  

Este es el duo que está detrás del proyecto. Sara Wolf (30) y Milena Gilmbovski (23) son las creadoras de este innovador supermercado que tiene se inspiró en Unpackaged ("Desempaquetada"), un supermercado abierto en Londres por un grupo de profesionales eco-conscientes que platearon la idea del uso mínimo de envoltorios. La iniciativa fue muy buena, pero el supermercado no logró sobrevivir.  

Los supermercados tradicionales, entre las cientos de miles de bolsas de plástico que sus clientes utilizan para cargar sus compras y los empaques de plástico en los que vienen la inmensa mayoría de sus productos, generan toneladas de basura no degradable al año. Plásticos que cuesta demasiado producir y demasiado reciclar, si es que, claro, terminan reciclándose. En la mayoría de países del mundo, lo más probable es que acaben en un relleno sanitario, en un río o en el estómago de un animal silvestre que se las comió desprevenidamente.  

¿Cómo funciona?

Es sencillo. Llevas tus propios contenedores, que son pesados y etiquetados al entrar. Luego, compras lo que necesitas, que se vende a granel, por decirlo de alguna forma, y se descuenta el peso original de tus envolturas. Todo esto funciona para pasta, menestras, cereales, granos, café, shampú y otros productos. Si hacemos el ejercicio mental de pensar en cuántos empaques de estos productos tiramos a la basura cada semana, podemos imaginar el impacto a gran escala que significaría reemplazar nuestros hábitos de consumo masivos por otros como estos.  

Más imágenes e información aquí.

Por : Estar Bien

"Una vida llena de bienestar, es una vida sana y feliz y eso es, sin duda, una vida mucho más fácil." Somos una iniciativa de RIMAC que apuesta por esa convicción y quiere compartirla con todos los peruanos. Porque estamos convencidos que en la vorágine de la vida diaria, no hay nada más importante que bajar un poco la velocidad, aprender a escuchar al cuerpo, al corazón y a la gente que nos rodea; para encontrar ese bienestar que todos buscamos.

    Comentarios