ESTAR BIEN PUEDE SER DIFÍCIL

NOSOTROS QUEREMOS HACÉRTELO FÁCIL


Si aún no se encuentra registrado puede hacerlo desde aquí Regístrate
Blog Single

Ser albino no es una enfermedad, es una condición. ¡Conoce los tipos de albinismo aquí!

Blog Single

Ya sabemos que las personas venimos en todas las formas, colores y tamaños. No obstante, aún hay grupos que siguen siendo discriminados por el resto a causa de su aspecto físico y sus diferencias. Entre ellos figuran los albinos, personas que, pese a los peligros y dificultades que enfrentan, merecen el mismo respeto que el resto de nosotros.

 

Toca primero aclarar que el albinismo no es una enfermedad, sino una condición. Se ocasiona por una mutación genética que altera la producción de melanina en el cuerpo. Esto impide la pigmentación de la piel y, por consiguiente, la capacidad de protegerse contra los rayos ultravioleta, lo que expone a la gente albina a contraer cáncer a la piel.

 

Aunque no lo creas, por la calle hay más personas albinas de las que podemos reconocer a simple vista debido a que existen dos tipos principales de albinismo: oculocutáneo (OCA) y ocular (OA). Es en el primer caso donde existe mayor riesgo de sufrir quemaduras solares, desarrollar cáncer a la piel y donde se encuentran las características que solemos atribuirles a este grupo: pelos, cejas y ojos de color muy claro. Quienes tienen albinismo ocular; en cambio, sólo ven comprometida su vista, por lo que pueden pasar desapercibidos muchas veces.

 

Las estadísticas sobre la incidencia de esta condición varían según la región. Por ejemplo, en Europa y los Estados Unidos, la consideran como algo raro pues le toca a una de cada 18,000 personas, más o menos. Sin embargo, en un país africano como Tanzania, el albinismo es mucho más común pues se presenta un caso por cada 1,400 personas. Según la estimación de los especialistas, una de cada 2500 personas carga un gen relacionado a esta anomalía y, como la mutación que produce el albinismo está en un gen recesivo (es decir, no es dominante), las probabilidades de que padres con genes albinos pasen esta enfermedad a sus hijos es solo del 25%.  


Tal vez la mayor dificultad que padecen los albinos es la limitación en su agudeza visual. La sensibilidad a la piel se puede mantener bajo control usando un bloqueador adecuado (los doctores recomiendan FPS 50+), además de gorras y ropas adecuadas, pero no ver bien los restringe mucho. Para resumir su significado, la agudeza visual es la capacidad de la visión para percibir e identificar objetos en un espacio y con una iluminación propicia. Una agudeza visual del 10% o 0.1, en estas circunstancias, implicaría que alguien con albinismo vea a 60 metros lo que una persona distinta vería a solo 6. Las personas con OCA pueden tener una agudeza visual de entre 0.1 a 0.8, lo que explica que muchas veces no nos vean cuando los saludamos desde no tan cerca.

3.2 | 3

    Comentarios