ESTAR BIEN PUEDE SER DIFÍCIL

NOSOTROS QUEREMOS HACÉRTELO FÁCIL


Si aún no se encuentra registrado puede hacerlo desde aquí Regístrate
Blog Single

Sácale provecho a tu siesta diaria: no te arrepentirás

Blog Single

Durante el día el sueño puede llegarte, especialmente después del almuerzo. ¿Qué hacer para combatirlo? La recomendación más común es tomarse una o más tazas de café cargado, pero esta no es la opción más acertada. 

Más que el café, una siesta es la solución definitiva. 

Ya diferentes empresas en el mundo como Google, AOL, Nike, entre otros, están permitiendo a sus trabajadores descansar después del almuerzo y en espacios acondicionados con sillones e incluso camas.

¿Cuánto tiempo se debe dormir?

Tomar una pequeña siesta de entre 15 y 20 minutos tiene increíbles beneficios: estarás más alerta, se te quitará la somnolencia y obtendrás un impulso de energía.

Incrementar el tiempo de la siesta entre 30 y 60 minutos (sueño de onda lenta) mejorará tu memoria, te ayudará a tomar decisiones más acertadas y a procesar una mayor cantidad de información.

Una siesta de 90 minutos es mucho más beneficiosa porque estás realizando el ciclo completo de sueño e incluso el llamado movimiento ocular rápido (REM, por sus siglas en inglés). Este largo tiempo de descanso te permitirá hasta soñar. Al despertar verás cómo tu memoria, creatividad y respuestas emocionales mejorarán.

OJO. Dormir más de la cuenta ya no será beneficioso, pues por la noche quizá ya no te tengas sueño.

Consejos útiles

Pon una alarma: establece tu tiempo de siesta con ayuda de tu teléfono. Programa la alarma para que te despierte después de tus 15, 20, 30 o 60 minutos de siesta.

El lugar: busca una zona oscura para descansar. Si no lo encuentras cúbrete los ojos con un antifaz para dormir.

El tiempo: si en tu trabajo no te dan un tiempo exclusivo para dormir, entonces utiliza los minutos de tu hora del almuerzo. Come un poco más rápido y toma una siesta durante el tiempo que te quede.

Café-siesta: son una buena combinación. Tómate una taza de café y luego una siesta rápida. Mientras descansas, la cafeína está viajando por tu cuerpo hasta tu cerebro, ello le demora unos 20 minutos. Al despertar después de ese tiempo sentirás sus efectos más los de la siesta.

Fuente: WebMD

2 | 2

    Comentarios