Esas botellas que botas a la basura pueden servir para construir casas

Blog Single

La acumulación desmedida de residuos plásticos no biodegradables es una de las más grandes amenazas para nuestro planeta y parece que no nos damos cuenta de la magnitud de ello. De acuerdo con un estudio realizado por científicos estadounidenses y australianos y publicado en la revista Science a comienzos de este año, en 2010 se vertieron al océano más de 8 toneladas de plástico. Se estima que para fines de este año serán más de nueve millones. De continuar esta tendencia, para el 2025 se calcula alrededor de 155 millones de toneladas de basura plástica acumulada.

Y mientras inventamos nuevas y más sostenibles alternativas al plástico, mientras reajustamos nuestros hábitos de consumo de plástico, algo tenemos que ir haciendo con el excedente ya existente. El reciclaje es siempre una alternativa con residuos no biodegradables. Pero qué resulta de ese reciclaje es mucho más alentador cuando resulta que puede contribuir a solucionar otros problemas.

Diversas iniciativas en países del mundo en desarrollo como México, Argentina, Chile o Perú -por nombrar algunos en esta región- han hecho posible que el plástico reciclado se convierta en ladrillos que sirven para construir. La mejor parte: pesan menos, ocupan menos espacio, son igual de resistentes y su fabricación no genera contaminación.

A partir del plástico que se halla pricipalmente en botellas de plástico (esas que usamos indiscriminadamente) se inicia un proceso que comienza con la pulverización del mismo. Una vez que se tiene el plástico reducido a polvo, se le mezcla con cemento y agua y se le deja secar a la luz del sol. Los bloques resultantes son una alternativa económica para quienes no tienen cómo costear la construcción de una vivienda de material noble.

Mira este video para que veas cómo una comunidad en Córdoba, Argentina, ha implementado una campaña de reciclaje para elaborar estos ladrillos (via la Bioguía)


Por : Estar Bien

"Una vida llena de bienestar, es una vida sana y feliz y eso es, sin duda, una vida mucho más fácil." Somos una iniciativa de RIMAC que apuesta por esa convicción y quiere compartirla con todos los peruanos. Porque estamos convencidos que en la vorágine de la vida diaria, no hay nada más importante que bajar un poco la velocidad, aprender a escuchar al cuerpo, al corazón y a la gente que nos rodea; para encontrar ese bienestar que todos buscamos.

    Comentarios