Blog Single

Remedios naturales para dejar de roncar

Blog Single

El hábito de roncar es compartido por miles de personas alrededor del mundo. Indistintamente del género o edad de quienes padecen ronquera, los molestos ronquidos aparecen una y otra vez, noche tras noche, para sufrimiento de quienes los escuchan. En algunos casos, suelen darse de manera esporádica y no representan mayor problema; pero hay quienes, habiendo probado todos los métodos posibles, no consiguen dejar de roncar. Para ellos, ¡tenemos buenas noticias! Un listado de remedios naturales que eliminarán esos molestos ronquidos de una vez por todas. Toma nota.

 

1. Miel. Las propiedades de este elemento son múltiples y por eso es un excelente aliado para combatir los ronquidos. Si incluyes dos cucharadas de miel en media taza de agua y realizas gárgaras con la mezcla todas las noches, conseguirás eliminar y aliviar las posibles afecciones por las que se producen los ronquidos (flemas, infecciones y gargantas irritadas. 

 

2. Menta y eucalipto. Mezcla aceite de menta y eucalipto con agua y rocía la mezcla sobre la cabecera de tu cama antes de acostarte. El poder expectorante de las hierbas abrirán tus vías respiratorias y suavizarán tu garganta. Otra opción sería hervir la menta y el eucalipto y hacer inhalaciones de vapor. 

 

3. Cebolla. Corta una cebolla por la mitad y espolvorea sal sobre ella. Luego, déjala en un plato sobre la mesa de noche de tu habitación. Sus propiedades como descongestivo natural, te ayudarán a aliviar la obstrucción de las vías respiratorias (una causa común de los ronquidos).

 

4. Aceite de oliva. Mezcla un vaso de aceite de oliva y 50 gramos de ruda en un recipiente hermético. Tápalo y deja que se macere durante dos semanas. Luego, cuela la mezcla y guárdala en un recipiente oscuro. Antes de dormir, aplícala sobre tus fosas nasales, cuello y nuca. Verás como, por arte de magia, los rinquidos desaparecerán. 

 

5. Inhalador casero. Otro remedio sencillo es preparar una solución salina con una taza de agua a temperatura ambiente, media cucharadita de sal y una pizca de bicarbonato de sodio. Asegúrate de tenerla a la mano y, si quieres, aplica una gota en tu nariz antes de acostarte.

 

Si haz decidido dejar de roncar sí o sí, estos remedios son ideales para ti. Recuerda también que nunca está de más hacer una visita al doctor, para asegurarte de que todo marcha bien. 

 

Con información de Hola Doctor

2.3 | 44

    Comentarios