Modelos que demuestran que la belleza no tiene fecha de caducidad

Blog Single

Una de las premisas de la industria de la moda muchas veces parece ser que no existe tal cosas como "demasiado joven". Lamentablemente, esta idea tiene consecuencias terribles sobre la vida de millones de mujeres en el mundo, que sienten que solo podrán ser percibidas como guapas o atractivas si cumplen con criterios limitantes y extremadamente reducidos. 

Por suerte, estas mujeres están rompiendo las barreras de la industria, desafiando la idea de que la belleza tiene fecha de caducidad. Aquí te las presentamos. Enamórate con nosotros. 

Jacky O'Shaughnessy

American Apparel

Jacky O'Shaughnessy fue descubierta a los 62 años por American Apparel, una de las marcas juveniles más "cool" de Estados Unidos. Desde entonces, su actitud, increíble pelo blanco y gracia, han tomado al mundo por sorpresa.

Carmen Dell'Orefice (84 años)

Urko Suoaya

Carmen Dell'Orefice es una modelo y actriz norteamericana. Fue descubierta a los 15 años, cuando hizo una portada para la mítica revista Vogue, y no dejó nunca la industria. Hoy se mantiene completamente vigente, haciendo campañas para marcas, posando para editoriales y desfilando en pasarelas.

Cindy Joseph

Cindy Joseph comenzó su carrera en el modelaje a los 48 años y desde entonces ha capitalizado su fama para convertirse, también, en una empresaria de éxito.

Daphne Selfe (85 años)

Google Images

Daphne Selfe comenzó a modelar en los años cincuenta y desde entonces se mantiene tan vigente como en aquella época. Atribuye su belleza a haberse mantenido interesada y comprometida con las causas en las que cree.

¿Todavía necesitas convencerte?

Este increíble video con la historia de Jacky O'Shaughnessy te conmoverá.

Por : Estar Bien

"Una vida llena de bienestar, es una vida sana y feliz y eso es, sin duda, una vida mucho más fácil." Somos una iniciativa de RIMAC que apuesta por esa convicción y quiere compartirla con todos los peruanos. Porque estamos convencidos que en la vorágine de la vida diaria, no hay nada más importante que bajar un poco la velocidad, aprender a escuchar al cuerpo, al corazón y a la gente que nos rodea; para encontrar ese bienestar que todos buscamos.

    Comentarios