ESTAR BIEN PUEDE SER DIFÍCIL

NOSOTROS QUEREMOS HACÉRTELO FÁCIL


Si aún no se encuentra registrado puede hacerlo desde aquí Regístrate
Blog Single

Los fuegos artificiales también afectan tu salud

Blog Single

Con las celebraciones de fin de año, vienen los populares fuegos artificiales, infaltables en la noche navideña o en la despedida del año viejo; pero debes saber que estos podrían dañar tu salud, sobre todo tus pulmones y tus oídos, ya que ellos son los más vulnerables. 

 

Al hacer explotar los fuegos artificiales, estamos expuestos a algunas de las sustancias con mayor presencia en los análisis de contaminación urbana. Está el titanio (que puede servir como pólvora), el sodio (que da color amarillo o dorado), el aluminio (color plateado) y el hierro (para producir chispas). 

 

El alcance contaminante de estos químicos no es exclusivo de esta zona del planeta; por ejemplo, durante la celebración del Año Nuevo Chino 2016, en Pekín, se reventaron cientos de fuegos artificiales y registraron que la concentración de partículas se multiplicó por 25 en un lapso de siete horas.

 

Los órganos más afectados

 

  • Los pulmones

    Las partículas más pequeñas que 2,5 milímetros son consideradas las más perjudiciales porque entran directamente en los pulmones. La Organización Mundial de la Salud (OMS) sitúa el umbral de salubridad en una media de 25 microgramos por metro cúbico, en 24 horas.

    Una menor exposición implica una menor contaminación, por lo que una solución durante las fiestas es reventar los fuegos artificiales siempre en el exterior, prestando atención a la dirección del viento. Es muy importante que el humo de la pólvora no sea inhalado directamente, sobre todo por personas con problemas pulmonares o por niños pequeños.

 

  • Los oídos 

    La explosión de un petardo genera entre 65 y 120 decibelios (dB), nivel máximo que permite la Unión Europea, ya que es donde se sitúa la barrera del dolor. Un petardo destinado al público infantil puede oscilar los 66dB, uno de potencia moderada los 70-80dB y uno de potencia elevada puede alcanzar entre los 80 y los 120dB.

    En este sentido, la Organización Mundial de la Salud (OMS) sitúa en los 65dB como el límite recomendable de sonido apto para nuestra salud auditiva. La exposición prolongada a niveles superiores de sonido puede provocar lesiones en nuestros oídos.

 

Ya lo sabes, cuando estés por amenizar tus noches con cohetes, luces y otros pirotécnicos, ten en cuenta estas consideraciones. 

 

Fuente: La Vanguardia

1.7 | 6

    Comentarios