Blog Single

Las consecuencias de la contaminación ambiental sobre la salud

Blog Single

La contaminación es un proceso natural y existe desde hace muchísimo tiempo en nuestro planeta. Sin embargo, luego de la revolución industrial en el siglo XIX, este fenómeno comenzó a ganar una relevancia preocupante para las ciencias médicas por sus efectos negativos sobre la salud. ¿Qué tanto daño puede hacernos la contaminación y cómo nos afecta día a día? 


Para empezar, la contaminación se produce cuando el ambiente no puede eliminar el exceso de determinado elemento sin dañarse a sí mismo. Esto pasa porque ha sido traído al ambiente de un modo no-natural, así que se producen dificultades para descomponer dicho elemento excedente. Tal es el caso del monóxido de carbono, un gas nocivo que se libera en la atmósfera al quemar combustibles.  


Los efectos nocivos que tiene la contaminación sobre la salud humana son diversos y dependen del tiempo de exposición a esta, pero en general pueden asociarse sobre todo a problemas cardiovasculares y respiratorios. En sus puntos más álgidos, la contaminación también incrementa la tasa de mortalidad y morbilidad de una población determinada. El primer término está, como sabemos, relacionado al número de defunciones ocurridas en un territorio; mientras que la “morbilidad”, tiene que ver con la facilidad con la que un grupo humano se puede enfermar en relación a un lugar y tiempo determinado.



En el gráfico superior se explica la relación que tienen la proporción de la población afectada con los efectos adversos para la salud producto de la contaminación ambiental. Como vemos en la pirámide, los efectos más graves (como el incremento de la mortalidad y morbilidad) solo perjudican a un segmento más reducido de la población. En cambio, los efectos más leves atacan a una mayoría que, problablemente, desconoce que las molestias que sufren son ocasionadas por la polución que permanece en la atmósfera.


La Organización Mundial de la Salud (OMS) advierte lo siguiente: “La exposición a corto y a largo plazo produce efectos sobre la salud. Por ejemplo, las personas aquejadas de asma afrontan un riesgo mayor de sufrir una crisis asmática los días en que las concentraciones de ozono a nivel del suelo son más elevadas, mientras que las personas expuestas durante varios años a concentraciones elevadas de material particulado (MP) tienen un riesgo mayor de padecer enfermedades cardiovasculares”.


Según la OMS, disminuir la concentración anual de MP10 podría evitar el 15% de los decesos causados por la contaminación atmosférica , así como tener un impacto positivo sobre miles de familias afectadas por enfermedades respiratorias y cardiovasculares relacionadas a la polución.

Protejamos el medio ambiente de la contaminación con pequeños hábitos diarios como reciclar la basura o evitar el uso de plástico. Vivir en un planeta más limpio es algo que también depende de nosotros.

2 | 2

    Comentarios