La rutina semanal definitiva que te hará quemar grasas

Blog Single

La pérdida de peso necesita de una estrategia clara. Además de hacer más ejercicio del que hiciste nunca en tu vida tienes que mantener una dieta rigurosa. El truco es comer menos calorías de las que quemas, así tu cuerpo empezará a quemar las que tiene almacenadas.

Cambiar tus hábitos de alimentación y actividad puede ser abrumador al principio. Tendrás hambre, te dolerá el cuerpo del ejercicio y pensarás en rendirte. Ahí entra el tercer elemento crucial en una rutina de pérdida de peso: la perseverancia. ¿Eres lo suficientemente perseverante para lograr lo que te propusiste o serás uno más de los que se quedaron a medio camino? Es decisión tuya. Sin embargo, no es una decisión que se tome cada día, se toma una vez y se mantiene. No hay espacio a dudas ni titubeos. Si en verdad quieres bajar de peso rendirse o posponer los ejercicios no es una opción.

Evita los entrenamientos al azar donde se hace algo diferente cada día. Programa cada semana en base a un esquema piramidal. Es decir, empieza el lunes suave y ve aumentando la intensidad de la rutina conforme avanza la semana. El sábado deberías dar tu máximo esfuerzo deportivo y dejar el día domingo para reposar. Los músculos también tienen que descansar regularmente para que se regeneren más fuertes y resistentes. Por este motivo, en los gimnasios existen los entrenamientos por zonas del cuerpo. Un día trabajas las piernas y al día siguiente te enfocas exclusivamente en los brazos. Así puedes entrenar continuamente sin fatigar tu cuerpo. 

Tu nuevo mantra: 3 fuerza, 1 cardio, 3 alta intensidad y 2 recuperación

Esta es la rutina con la que lograrás lo que escribiste en ese papel en año nuevo.

3 días a la semana te debes dedicar a entrenar tu fuerza. Mínimo una hora de entrenamiento en la cual levantes cosas pesadas, hagas planchas o barras. ¿Aún no estás en un estado físico que permita que levantes tu cuerpo con tus brazos? Calma. Prueba unas pesas (siempre empezando con pesos bajos).

1 día a la semana debes darle al “cardio”. Es decir, correr, aeróbicos o caminar (caminar rápido, esas caminatas que te hacen sudar ligeramente).

3 días de alta intensidad. Los entrenamientos de alta intensidad duran solo 20 minutos pero se sienten como años. Debes hacer rutinas enteras de planchas, abdominales, sentadillas y polichinelas.

2 días de recuperación activa. Estos son los días que más esperarás. Debes darle descanso a tu cuerpo pero esto no significa que debas descuidar la dieta. Come proteína y poca sal. Busca las grasas naturales como la palta y el pescado.

Fuente: Self 

Por : Estar Bien

"Una vida llena de bienestar, es una vida sana y feliz y eso es, sin duda, una vida mucho más fácil." Somos una iniciativa de RIMAC que apuesta por esa convicción y quiere compartirla con todos los peruanos. Porque estamos convencidos que en la vorágine de la vida diaria, no hay nada más importante que bajar un poco la velocidad, aprender a escuchar al cuerpo, al corazón y a la gente que nos rodea; para encontrar ese bienestar que todos buscamos.

    Comentarios