ESTAR BIEN PUEDE SER DIFÍCIL

NOSOTROS QUEREMOS HACÉRTELO FÁCIL


Si aún no se encuentra registrado puede hacerlo desde aquí Regístrate
Blog Single

La ciencia lo dice: ¡no tiendas tu cama!

Blog Single

¿Recuerdas todas las veces cuando la flojera te ganó y no tendiste tu cama? ¿O cuándo sentiste remordimiento por no hacerlo cada vez que debías? ¡No te sientas mal y anímate!, porque tender tu cama podría estar favoreciendo a los ácaros que viven en ella.

¿Qué son los ácaros? Son animales verdaderamente diminutos, muchos no alcanzan ni siquiera un milímetro. Los ácaros del polvo doméstico, por ejemplo, alcanzan solo entre 0,2 y 0,5 milímetros. Algunos de ellos pueden ser los culpables de las alergias que muchos de nosotros sufrimos, pues generan deshechos que nos causan congestión nasal, estornudos, picazón y lagrimeo de ojos, entre otros síntomas.

¿Y qué tiene que ver tender tu cama con todo esto? En nuestros colchones y almohadas habitan millones de estos microorganismos, alimentándose de los restos de piel que eliminamos a diario. Estas criaturas gustan de vivir en ambientes oscuros y poco ventilados, como por ejemplo, debajo de tu cubrecama recién tendido.

Así es: cada vez que tiendes tu cama, evitas que estos ácaros sean expuestos a la luz y al aire; por ende, al dejar tu cama bien tendida ni bien te levantas, estás propiciando su reproducción, ya que generas el ambiente ideal para ellos. 

Entonces, si siempre fuiste un poco rebelde cada vez que te decían para tender la cama: ¡Felicidades, estás matando millones de ácaros! Pero ojo, eso no quiere decir que no debas cambiar tus sábanas frecuentemente.

Y si eres de aquellos que no pueden salir de casa sin tender la cama, recuerda tomar algunos minutos entre levantarte y tender tu cama. La mínima exposición al aire y al sol puede matar algunos miles de ácaros y ayudar a tu salud.

(Fuente: LifeHack)

0.8 | 313

    Comentarios