ESTAR BIEN PUEDE SER DIFÍCIL

NOSOTROS QUEREMOS HACÉRTELO FÁCIL


Si aún no se encuentra registrado puede hacerlo desde aquí Regístrate
Blog Single

¿Es posible detectar la "mala onda" de alguien sin conocerlo?

Blog Single

¿Cuántas veces, al conocer a una nueva persona, has sentido que "no te cae bien"? No eres el único, pues a casi todos nos ha pasado alguna vez en la vida.

¿Por qué ocurre? ¿Por qué lo hacemos a pesar de que no conocemos a esa persona lo suficiente? De acuerdo al director del Centro de Estudios de Coaching, José Manuel Sánchez Sanz, esa especie de instinto que nos impulsa a discriminar a una persona sin siquiera conocerla es un "mecanismo de supervivencia que nos pone en alerta ante circunstancias que nuestro cerebro tiene catalogadas como peligrosas o amenazadoras".

Pero, ¿a qué se debe que nos sintamos amenazados por alguien al primer vistazo? El experto explica que esto ocurre porque esa persona en especial "evoca en nosotros recuerdos de experiencias pasadas o personas desagradables con las que nos hemos cruzado en otro momento de nuestras vidas".

Basta con un rasgo facial, color de cabello, timbre de voz, muletilla al hablar, tamaño, gestos o cualquier otra característica de esa persona para activar la alerta en la amígdala, región del cerebro responsable de emitir esos juicios rápidos. 

Por ejemplo, si en el pasado tuvimos una experiencia traumatizante con un perro grande y de cierto color, entonces la próxima vez que veamos a un perro con características similares estaremos todo el tiempo alertas debido a esa mala experiencia. 

Otro sentido que juega un papel importante es el olfato. Los olores influyen al momento de generar sensaciones agradables o desagradables. 

El rechazo que podemos sentir hacia otros no solo se debe a nuestras experiencias previas, sino también a ciertos aspectos que odiamos de nosotros mismos.

"Buena parte de lo que evitamos enérgicamente en el otro tiene que ver con aspectos de nosotros mismos que no nos gustan, aunque no lo queramos reconocer", explica Sánchez. 

Sí, hacemos esto pese a que ni siquiera estamos seguros de que esa persona tenga esas actitudes que rechazamos de nosotros. ¿Por qué? Un estudio realizado por la Universidad de Wake Forest (EE. UU.) precisa que ello ocurre porque solemos proyectar en otras personas rasgos de nuestra personalidad. 

¿Qué hacer al respecto?

Son las señales corporales, verbales o estéticas las que nos impulsan muchas veces a sentir rechazo contra personas que apenas conocemos, pero según el experto, quienes tienen auto control no se dejan llevar por esos aspectos. 

Lo recomendable es reflexionar sobre nuestras propias actitudes y ser conscientes en qué aspecto cambiar, antes de emitir opiniones negativas sobre otros. 

Fuente: El País

1 | 15

    Comentarios