ESTAR BIEN PUEDE SER DIFÍCIL

NOSOTROS QUEREMOS HACÉRTELO FÁCIL


Si aún no se encuentra registrado puede hacerlo desde aquí Regístrate
Blog Single

Descubre tu tipo de metabolismo y adapta tu alimentación

Blog Single

Existen personas que absorven rápidamente los nutrientes de los alimentos (metabolismo rápido) y hay quienes extraen lentamente la energía de lo que comen (metabolismo lento). Quizá el simple hecho de no saber nuestro tipo de metabolismo es la causa de que ninguna dieta te funcione o que tu peso no vaya acorde con lo que comes. Pero eso se acabó, en pocos minutos descubre a cuál grupo perteneces y empieza a alimentarte correctamente en base a ello. 

 

El metabolismo hace referencia al conjunto de reacciones químicas que ocurren en las células del cuerpo. Es decir, nos permite extraer la energía de los alimentos que ingerimos para que se activen nuestras funciones vitales: nutrición, relación y reproducción. Gracias a él digerimos los alimentos, obtenemos oxígeno, ovulamos, mantenemos la temperatura, desechamos las toxinas de nuestro cuerpo, etc. 

 

¿Qué pasa si tengo metabolismo rápido?

Un metabolismo rápido consume energía más rápidamente y en mayor cantidad durante la jornada, eso significa que la combustión de grasas también será mayor y le será más difícil subir de peso; digamos que no le sobra energía que "ahorrar" porque la gasta toda.

 

¿Y si tengo metabolismo lento?

Las personas con un metabolismo lento suelen tener mayor dificultad para bajar de peso porque su cuerpo utiliza menos energía y su cuerpo apenas libera grasas; "ahorra" (guarda) la energía sobrante en forma de grasas.

 

Tienes metabolismo rápido si...

  • Resistes mucho al frío. 
  • Tiendes a sudar.
  • Te sientes con más energía si comes bastante comida.
  • Tienes hambre frecuentemente.
  • Es difícil que engordes.
  • Cuando engordas, engordas solo la barriga.

 

Tienes metabolismo lento si...

  • Eres una persona friolenta.
  • No despiertas con hambre en la mañana o te cuesta tomar desayuno. 
  • Engordas fácilmente (porque tu cuerpo ahorra la energía que no gastas).
  • Cuando subes de peso engordan tus caderas y piernas.
  • Tus uñas son débiles y tienes piel reseca.

 

Lo ideal sería tener un metabolismo rápido. Para acelerarlo básicamente debes hacer ejercicio aeróbico y anaeróbico. La idea es producir músculo para que tu cuerpo consuma más energía y, a su vez, nos de fuerzas para seguir haciendo ejercicio. 

 

En cuanto a la comida, se debe optar por productos con azúcares naturales y huir de los productos con grasas trans. Si quieres conocer qué alimentos ingerir, puedes revisar nuestra nota de los trucos para acelerar tu metabolismo.

 

Fuente: BekiaSalud.com 

 

2.4 | 207

    Comentarios