ESTAR BIEN PUEDE SER DIFÍCIL

NOSOTROS QUEREMOS HACÉRTELO FÁCIL


Si aún no se encuentra registrado puede hacerlo desde aquí Regístrate
Blog Single

¿De qué se trata la técnica del Daith?

Blog Single

Una migraña no es cualquier cosa, es un tipo de dolor de cabeza tan intenso que tiene el poder de tumbarnos en la cama durante todo un día. Este desorden crónico del sistema nervioso se caracteriza por aparecer de forma recurrente acompañado de náuseas, vómitos, fotofobia y alta sensibilidad al sonido y se presenta como un dolor en la mitad izquierda o derecha del rostro, hacia la nuca.

Si bien la migraña puede iniciarse a cualquier edad, por lo general aparece entre los 10 y 30 años de edad. En algunos – reducidos – casos desaparece después de los 50. La migraña es más frecuente en mujeres que en varones y es más grave que un dolor de cabeza generado por tensión.

Foto: Internet

¿Qué es un daith?

Es un piercing que atraviesa el pliegue más interno del cartílago de la oreja y se dice que alivia los dolores de cabeza e incluso disminuye la intensidad de la migraña. La primera vez que se oyó hablar de esto fue en 1992, cuando la revista especializada en modificación corporal Body Play and Modern Primitives Quarterly lo mencionó en una de sus ediciones, pero recientemente ha empezado a llamar mucho la atención por sus beneficios.

La técnica del Daith funciona bajo la misma lógica que la acupuntura auricular o auriculoterapia: utiliza el pabellón auricular para distintos tratamientos terapéuticos usando la propia reflexión que nuestra oreja tiene sobre el sistema nervioso central. El daith es colocado sobre un punto comúnmente tratado por acupunturistas para aliviar dolores de cabeza, de modo que imita los efectos relajantes de la acupuntura. Por lo general se usan aros pero como la moda es inevitable, existen también daith en forma de corazón.

Experiencias positivas

Si bien aún no existe algún estudio científico que demuestre su efectividad, son cada vez más las personas que, después hacerse el daith, confirman ya no tener migrañas recurrentes, sino tan solo esporádicos dolores de cabeza. Conversamos con mujeres de diferentes edades para ver cuál fue su experiencia.

Nía Amado [28]

Desde los 14 años sufro de migrañas. Al inicio eran esporádicas, una o dos veces al año, pero ya a los 23 años eran al menos dos por mes. El doctor me indicó que era un tema de foto sensibilidad, por lo que empecé a usar lentes permanentemente. Luego lo relacionaron a estrés. Probé todas las pastillas que puedan existir en el mercado, e incluso prepararé mis propias mezclas pues sentía que le había generado resistencia a casi todo lo que tomaba. Un simple analgésico ya no era suficiente.

El daith piercing lo conocí porque mi amiga Sammy posteó en Facebook una foto de su mami mientras se realizaba este piercing y compartió una breve explicación de por qué se lo hacía. Me pareció interesante, pero tenía mis dudas. A los 2 meses mi estudio de tatuajes favorito publicó que al fin le habían llegado los “piercings para migraña” con forma de corazón. Pedí información y esta misma amiga sugirió que me anime, que a su mami le había funcionado de maravilla. En menos de una semana, ya tenía el piercing.

El proceso de perforación fue mucho más simple de lo que pensé. Esperé muchísimo más dolor. Del 1 al 10, en comparación con el resto de piercings que tengo, le pondría un 5 máximo. Actualmente, 2 meses después, ya no tengo ningún dolor, no se infectó y no me causa ninguna molestia ni al dormir ni al usar audífonos. En relación a la migraña, por lo pronto puedo decir que no he tenido ninguna en los 2 últimos meses. Tan solo esporádicos y pequeños dolores de cabeza que con un simple paracetamol desaparecen. ¡Lo recomiendo totalmente!

Katty Vargas [47]

Desde hace unos años mis migrañas son insostenibles. Empiezan con un abrupto dolor en la zona derecha de mi cabeza, seguido de hinchazón en mis ojos y mi día tiene que detenerse por completo. Cortinas y puerta cerrada. Nada de ruido, nada de luz.

Mi hija un día me comentó de un piercing llamado “daith”, que se veía bonito pero no lo imaginaba en mí, siempre me han dado nervios ese tipo de aretes. Después de un mes entero, ella y mi esposo lograron convencerme. A fin de cuentas, sería un pequeño dolor comparado a días enteros sufriendo de migraña.  Agendamos por teléfono y un jueves por la tarde fuimos al studio donde mi hija se tatuó y donde también hay una persona especializada en esta perforación.

Fue algo bastante breve y aunque un poco doloroso por ubicarse en un cartílago, no me arrepiento de nada. Al contrario, llevo ya 3 meses con el daith y la migraña ha desaparecido, junto con todos los malestares que me provocaba el fuerte dolor de cabeza que incluso me hacía llorar. ¡Ahora me siento mucho mejor y lo recomiendo totalmente!

María Dole [53]

Sufro de migrañas desde hace 35 años y son insoportables. Un día mi hija me comentó de un artículo que leyó de Steffano’s Tattoo, sobre el “daith”, un tipo de piercing en la oreja que decía reducir los dolores de cabeza e incluso las migrañas. Fue en mi más reciente visita a Lima en que buscamos la dirección y fuimos a hacerme la perforación.

El proceso fue bastante rápido, dolió un poquito y la cicatrización fue tranquila y normal. Me recomendaron un spray en particular para ayudar a que cierre y no haya problemas. Los cambios los he sentido drásticamente. Antes tenía intensos dolores de cabeza al menos cuatro días seguidos por semana, ahora como máximo tengo un dolorcito y es bastante leve. Definitivamente un método recomendable para quienes sufren de migraña y constantes dolores de cabeza.

Si tienes migraña y has buscado miles de formas de aliviarla, quizá puedas intentar con esta. No hay nada que perder y hasta se ve como un bonito detalle en la oreja. Procura ir a un lugar donde la persona que haga tu daith se especialice en eso y tenga conocimientos sobre la técnica. Y que sea higiénico. A veces por ahorrar un poco caemos en el gran error de confiar este tipo de trabajos a personas inexpertas. ¿Tú tienes un daith? ¡Cuéntanos tu experiencia!

1.3 | 113

    Comentarios