De cara al nuevo año: Visión y Metas para el 2017 (Parte 2)

Blog Single

En un post anterior hemos visto la importancia de tener una visión a la hora de plantearnos cambios o nuevos retos. Hoy me gustaría contarte por qué las metas son tan importantes como la visión. Y es que sucede que muchas personas saben adónde quieren llegar pero no necesariamente tienen muy claro el cómo. ¿Por qué son importantes las metas?

Ocurre con frecuencia que muchas personas saben adónde quieren llegar, pero no tienen del todo claro cómo logralo. Es precisamente para eso que tanto o más importante que tener una visión es plantearnos metas, objetivos concretos.

La función de las metas es enfocar toda tu atención y esfuerzo en  tu visión, evitando que te dediques a actividades no relacionadas a ella. Pero también cumplen una función energizante, pues requieren esfuerzo y te hacen persistente. También generan expectativa y emoción, que son magníficos motivadores para la acción. 

Todos tenemos historias distintas y objetivos diferentes, sin embargo existen algunas características que todas las metas deberían tener para asegurar que podremos cumplir con ellas. Para esto, te propongo que sean SMART. ¿Qué significa esto?

Recuerda: las metas deben ser específicas sobre las acciones y hábitos que vas a realizar para lograr tu visión, pues esto además aumenta tu nivel de éxito. Es muy importante ser específico sobre detalles y el cómo y cuándo, ya que te dará un límite de tiempo para poder cumplir con la meta propuesta. Crear metas que se puedan medir nos ayuda a identificar el éxito de manera tangible.

No está de más recordarte, además, que las metas que propongamos sean realistas siempre. De esa manera evitaremos frustraciones innecesarias que podrían desanimarnos y hacernos perder la viada. 

Algunos ejemplos de metas

Meta: Voy a hacer 30 minutos de caminata diaria, con mi amiga Andrea.
Resultado esperado: Disminuir mi riesgo cardiovascular.

Meta: Voy a comprar frutas y verduras semanales y consumiré al menos 3 vegetales y 2 frutas por día.
Resultado esperado: Perder peso para sentirme más enérgica y joven.

Meta: Voy a hacer 20 minutos de estiramiento por sesión en el gimnasio.
Resultado esperado: Aumentar mi masa ósea para reducir mi riesgo de osteoporosis.

Meta: Voy a escribir en mi diario al menos 2 cosas por las que estoy agradecida y las compartiré con mi esposo.
Resultado esperado: Aumentar mi calma emocional para mantener controlada mi presión arterial.

Recuerda que puedes usar estos ejemplos para desarrollar metas relacionadas a tu salud u objetivos específicos de tu vida.

Médico cirujano titulado por el Colegio Médico del Perú (CMP 61540) cuenta con estudios y especializaciones en el control y manejo de estrés por prestigiosas entidades del extranjero, así como en Salud Ocupacional. Es directora de Health Coaches, es una empresa especializada en brindar soluciones personales y corporativas para el control y manejo del estrés.

    Comentarios