ESTAR BIEN PUEDE SER DIFÍCIL

NOSOTROS QUEREMOS HACÉRTELO FÁCIL


Si aún no se encuentra registrado puede hacerlo desde aquí Regístrate
Blog Single

Cómo el estrés puede afectar nuestra salud mental

Blog Single

Día a día nos enfrentamos con situaciones que pueden generarnos grandes cantidades de estrés y eso, a la larga, produce efectos adversos en nuestro cuerpo. Dolores de cabeza, de estómago y espalda son los más comunes, o al menos los más perceptibles, pero, ¿qué sucede con nuestra salud mental cuando estamos expuestos a tantas situaciones de estrés? Según un informe realizado por el Instituto Integración, el 58% de peruanos vive con estrés.

El Dr. Javier Saavedra Castillo, director de Investigación del Instituto Nacional de Salud Mental del Perú, comenta que las actuales condiciones del día a día, modificaron considerablemente nuestros hábitos de alimentación y sueño, de manera que nos alimentamos de forma inapropiada y no tenemos suficientes horas de sueño. Estos factores, sumados a las presiones laborales y personales, generan gran cantidad de tensión, que en caso de hacerse crónica, afectaría la salud mental incrementando el riesgo de tener trastornos de ansiedad y depresión.

Problemas de sueño

Los resultados del último Estudio Epidemiológico del Instituto Nacional de Salud Mental “Honorio Delgado-Hideyo Noguchi” arrojaron que más del 35% de la población limeña entre 19 a 64 años y el 43% de mayores de 65 años tienen problemas de trastorno del sueño. El Dr. Rolando Pomalima Rodríguez, médico psiquiatra, señaló, según estos resultados, que alterar el sueño adecuado tiene como consecuencia un mayor cansancio y dificultad para desempeñar tareas cotidianas. También se debilita la concentración y podrían producirse cambios repentinos del humor en el estado anímico. Estas situaciones afectarían la calidad de vida y el rendimiento laboral incrementando el riesgo de enfermedades físicas y mentales. Las causas del insomnio son generalmente estrés de distinta naturaleza: · Estrés social: relaciones, problemas económicos, sociales o laborales. · Estrés médico: sufrir una enfermedad y automedicarse · Estrés ambiental: ruido ambiental o tener una vivienda en un entorno poco calmado. Existen otros estimulantes que evitan que conciliemos el sueño y descansemos de manera óptima: el uso de café, tabaco, energizantes y otros. Para mejorar el sueño, se recomienda establecer una rutina de vida cotidiana – que incluya horas de sueño, deporte y comida – y crear un ambiente con adecuada luz y temperatura momentos antes de echarnos a dormir.

La ansiedad

Tan solo en la ciudad de Lima, más de 600 mil personas han presentado algún problema relacionado a la ansiedad alguna vez en su vida. Esta es una emoción, según explicó el Dr. Javier Saavedra Castillo, que forma parte de la naturaleza humana y que normalmente activa una serie de mecanismos físicos y psicológicos que nos ayudan a afrontar situaciones peligrosas o de riesgo. Cuando esta emoción se vuelve demasiado intensa y afecta nuestro desarrollo en la vida diaria o en actividades cotidianas, se convierte en un trastorno de ansiedad. La ansiedad es más frecuente en mujeres y puede ser originada por estímulos estresores crónicos o el estrés ambiental de la vida cotidiana, además de factores genéticos o hereditarios. Este trastorno incluso puede presentarse de manera constante y durante toda la vida, pero existen también casos en los que se presenta como un repentino episodio a manera de crisis. Los principales síntomas de la ansiedad son: · Psicológicos: Temor, agitación, inquietud, hiperactividad, preocupación excesiva y sensación de amenaza al peligro. · Físicos: Tensión muscular, taquicardia, insomnio, sudoración.

La depresión

Es un problema de salud mental en el que las personas muestran altos niveles de cortisol (hormona liberada en respuesta al estrés), serotonina, dopamina y noradrenalina. Este desbalance ocurre cuando los niveles de estrés son mayores a los que la persona puede manejar. En el Perú, según los estudios epidemiológicos del Instituto Nacional de Salud Mental “Honorio Delgado – Hideyo Noguchi”, dos millones de personas padecerían de algún problema depresivo. El Dr. Humberto Castillo Martell señala que la depresión se agrava cuando ha tomado el control de la vida de la persona y, en el peor de los casos, puede llevar al suicidio. Afortunadamente hoy en día, existe un tratamiento y se puede controlar tanto mediante medicinas como con una terapia psicólogica. “Cuando el estado de ánimo de una persona sufre sentimientos fuertes y prolongados de tristeza o síntomas que afectan su capacidad para relacionarse con los demás, trabajar o afrontar el día, se altera el equilibrio de los neurotransmisores en el cerebro causando cambios químicos que contribuye a la aparición de la depresión”, señaló. Cabe mencionar que la depresión puede tener componentes genéticos, es decir si los padres sufren de depresión los hijos también tienen cierta probabilidad de padecerla.

Prevenir y evitar el estrés

Nadie quiere verse atrapado ni consumido por la depresión o la ansiedad generados a raíz del estrés, pero muchas veces olvidamos cosas que debemos hacer o dejar de hacer para tener un correcto bienestar emocional. Mejorar nuestra alimentación y abandonar sustancias como el tabaco y el alcohol, que puedan aumentar nuestra sensación de tristeza, es imprescindible para empezar con los grandes cambios en nuestra estabilidad emocional. La actividad física produce beneficios psicológicos y sociales, como el aumento de la autoconfianza, la mejora del funcionamiento cognitivo y la sensación de bienestar. Todo ello impacta de manera positiva en nuestra autoestima, calidad de vida y salud mental.

1.8 | 60

    Comentarios