8 malos hábitos que están incrementando tu estrés

Blog Single

Existen ciertos hábitos en tu vida que no le están haciendo nada de bien a tu salud y, por el contrario, pueden hacer que se incremente tu nivel de estrés. El primer paso es identificar esos hábitos, entender por qué pueden hacerte daño y finalmente saber cómo reaccionar y manejar esa tensión que te está haciendo estallar la cabeza y que no te deja vivir tranquilo.

Dormir y despertar a cualquier hora

Jamás conseguirás un sueño reparador si continúas durmiendo y despertando en un horario distinto todos los días. No tener una rutina de sueño establecida evitará que descanses como deberías y afectará tu concentración. Además, los niveles de cortisol (hormona que se libera como respuesta al estrés) se incrementarán.

Tienes que sacar de tu cabeza la idea de que dormir más horas los fines de semana te ayudará a recuperar el sueño perdido durante la semana. Intenta establecer un horario y haz un esfuerzo por cumplirlo, incluso los días en que no vas a trabajar.

Procrastinar

La famosa procrastinación no es más que la postergación de nuestras responsabilidades y actividades cotidianas. Dejar cosas para hacerlas luego puede ayudarte a descansar en el momento, pero si se te hace costumbre, todo lo que vas aplazando terminará acumulándose y al final tendrás una enorme lista de cosas por hacer. Eso definitivamente puede incrementar tu estrés.

Desorden

Si sueles procrastinar y además eres desordenado, probablemente tengas el dúo perfecto para que se genere el estrés. La falta de organización puede hacer que tus niveles de cortisol aumenten y sientas cansancio, frustración o ansiedad.

La alimentación

¿Alguna vez el estrés te ha llevado a comer de más? Muchas veces, el estrés o la ansiedad te hacen comer inconscientemente productos altos en grasas y calorías, así como grandes cantidades de cafeína que pueden aumentar la presión arterial, la ansiedad y los problemas de sueño. También está el azúcar, que en exceso puede causar fatiga e irritabilidad, y las bebidas energéticas, que solo incrementan los cuadros de ansiedad y afectan el sueño. Afortunadamente existen alimentos que son perfectos para combatir el estrés como la espinaca, las almendras, la leche o las sardinas.

Preocuparse demasiado

Preocuparse es inevitable, pero estar todo el día dándole vueltas a los problemas y quejándote solo hará que te sumerjas en un mar de negatividad y estrés. Concéntrate en encontrarles una solución. La meditación, el yoga, un paseo por la naturaleza y estar de buen humor son algunas de las formas que te ayudarán a mantener el estrés bien lejos de ti.

Vivir amarrado a la tecnología

¿Alguna vez te ha pasado que sientes tu celular vibrar y en realidad no lo ha hecho? ¿Eres de las personas que se levanta con su celular y se va a dormir con él? ¿Te has llenado de ansiedad cuando tu celular está con la batería baja o cuando lo olvidaste en casa? Esos son algunos signos de que tu vida está dependiendo mucho de la tecnología. Tu mente necesita relajarse y de vez en cuando descansar del bombardeo de imágenes e información al que está expuesta durante el día. Deja las redes sociales por un rato, olvídate de las notificaciones y apaga el celular. Sabemos que te costará hacerlo, pero mientras menos dependas de él, más relajada estará tu mente.

El trabajo

Trabajar en exceso se puede convertir en un mal hábito y es importante que hagas respetar tus días y horas de descanso. Ser un buen trabajador no quiere decir que tengas que estar estar respondiendo mensajes fuera del horario o trabajando por las noches desde casa. Organízate, termina tu trabajo a tiempo y pasa tus ratos libres disfrutando de algún pasatiempo.

No ejercitarse

Tus obligaciones diarias en el trabajo y en la casa pueden cargarte, llenarte de presión, estrés y ansiedad. La mejor forma de liberar todo eso es a través del ejercicio. Poner tu cuerpo en movimiento provocará que tu cerebro libere endorfinas (hormona del bienestar), que tu circulación mejore y que el oxígeno llegue bien a todos tus órganos. Además, tus niveles de cortisol se reducirán y eso mejorará tu humor. Seguramente el tiempo te queda muy corto y por eso no vas al gimnasio, sin embargo, no necesitas de un lugar específico para ejercitarte. Sal a correr, caminar o montar bicicleta por unos 10 o 20 minutos diarios y verás muchos cambios positivos en tu salud.

Ahora todo depende de ti y de qué tanto te esfuerces por desterrar esos hábitos que están incrementando tu nivel de estrés. Sal a ejercitarte, come sano, duerme bien y verás que tu vida mejorará.

Por : Estar Bien

"Una vida llena de bienestar, es una vida sana y feliz y eso es, sin duda, una vida mucho más fácil." Somos una iniciativa de RIMAC que apuesta por esa convicción y quiere compartirla con todos los peruanos. Porque estamos convencidos que en la vorágine de la vida diaria, no hay nada más importante que bajar un poco la velocidad, aprender a escuchar al cuerpo, al corazón y a la gente que nos rodea; para encontrar ese bienestar que todos buscamos.

    Comentarios