¿Te quedaste con ganas de viajar? 3 excursiones que puedes hacer este fin de semana

Blog Single

Tal vez te animaste un poco tarde. Pero aún quedan unos días del fin de semana largo. De modo que es hora de agarrar el auto (o armar grupo con alguien que lo tenga) y emprender una escapada sin tener que invertir demasiado tiempo ni dinero en el trayecto. Llegar a estos lugares te tomará entre tres y seis horas, pero te prometemos que vale la pena ¿Estás preparada?

Antioquía

Yendo por la carretera de Cieneguilla, a unas 3 horas aproximadas de la ciudad de Lima, un simpático pueblecito con fachadas coloridas se erige en el valle de Lurín. Se trata de Antioquía un lugar cuyo principal atractivo son su calles y fachadas, todas decoradas con motivos artísticos y coloridos por sus propios habitantes. Se trata de un lugar apacible y acogedor al que se puede ir si lo que uno quiere es desconectarse del ánimo tenso que predomina en la ciudad. 

Del valle se consume lo que se produce: frutas deliciosas en distintas presentaciones, como mermeladas y machacados. Manzana y membrillo son las estrellas. También se puede probar deliciosos platos preparados con camarones. Se trata de un lugar en el que hay sol la mayor parte del año, por lo que es aconsejable aprovechar de visitar lugares al aire libre en las cercanías. A saber: Cochahuayco, Nieve Nieve y Santa Rosa de Chontay.  

Si gustas pasar la noche puedes hacerlo en alguno de los hospedajes que los propios habitantes del pueblo han habilitado en sus casas. No hay hoteles ni servicios de alojamiento de ese tipo. 

En este link puedes encontrar más información sobre este simpático destino.

San Jerónimo de Surco

Ahora nos vamos por la carretera Central. Pasando Chaclacayo, Chosica y Cocachacra. San Jerónimo de Surco se ubica a la altura del kilómetro 67. 

La ventaja que tiene este destino es que se puede apreciar restos arquitectónicos tanto prehispánicos como de la época colonial (tales como la Iglesia Colonial y la Torre), así como también se puede visitar espectaculares atractivos naturales también. Los restos arqueológicos y la casacada de Huanano son los más cercanos y accesibles desde esta localidad. Con tan solo caminar 20 minutos por el camino hacia la quebrada llegas al complejo arqueológico de Huanano, en donde se puede apreciar edificaciones muy, muy antiguas. La cascada del mismo nombre está a 45 minutos caminando desde el pueblo y el espectáculo visual es realmente imponente: una caída libre de agua de más de treinta metros. 

Si tienes más ánimos aventureros, también puedes visitar la Cascada Mortero o la Fortaleza Huacapune, pero esas son caminatas que suponen hasta más de dos horas por un terreno que se eleva un par de miles de metros sobre el nivel del mar. Es aconsejable contratar los servicios de algún guía. En la zona se puede acampar o se puede encontrar un par de alojamientos en el mismo pueblo de San Jerónimo. 

Puedes encontrar más información sobre el lugar y sus atractivos aquí

Azpitia

A este lugar se le conoce como el balcón del Cielo, pues ofrece una vista realmente privilegiada del valle del río Mala. Enrumbemos por la Panamericana Sur y tomemos cualquiera de las dos rutas principales: por San Andrés o León Dormido, a la altura del km 75 y 80, respectivamente. 

Una vez ahi, encontraremos que el lugar nos invita a una variedad interesante de actividades: caminatas, ciclismo, comida deliciosa y hasta poder degustar un buen pisco. Es un destino simpático para viajar con niños pequeños. Hay hospedaje con comodidades necesarias para familias o grupos grandes y una surtida variedad de restaurantes. No muy lejos de ahí se puede visitar unas pozas con aguas termales medicinales también.

Más información sobre este destino la puedes encontrar por acá

Por : Estar Bien

"Una vida llena de bienestar, es una vida sana y feliz y eso es, sin duda, una vida mucho más fácil." Somos una iniciativa de RIMAC que apuesta por esa convicción y quiere compartirla con todos los peruanos. Porque estamos convencidos que en la vorágine de la vida diaria, no hay nada más importante que bajar un poco la velocidad, aprender a escuchar al cuerpo, al corazón y a la gente que nos rodea; para encontrar ese bienestar que todos buscamos.

    Comentarios