ESTAR BIEN PUEDE SER DIFÍCIL

NOSOTROS QUEREMOS HACÉRTELO FÁCIL


Si aún no se encuentra registrado puede hacerlo desde aquí Regístrate
Blog Single

Saltar la soga no es solo un juego de niños

Blog Single

¿Alguna vez te preguntaste por qué los boxeadores saltan la soga? Seguramente tú también lo hacías de niña simplemente por divertirte e ignoraste sus enormes beneficios.

Al saltar la soga por un minuto quemarás 13 calorías, ejercitarás muchos de tus músculos, tus brazos serán más fuertes, te ayudará a reducir el abdomen, definirá tus glúteos y tonificará tu cuerpo. Esta actividad es considerada como uno de los ejercicios de cardio más completos y 10 minutos saltando soga equivalen a 30 minutos de trotar. Además, reduce el estrés y previene la diabetes y favorece el equilibrio y la coordinación motora.

¿Hay algo más que destacar?

Por supuesto que sí. La ventaja de practicar este ejercicio es que puede hacerse en donde sea y a cualquier hora. Pues transportar una soga no es nada complicado y el lugar para usarla no necesita ser tan grande. 

Puedes saltar por algunos minutos en el patio de tu oficina, en tu casa o donde más quieras. 

Elige la soga ideal para ti 

Existen dos tipos de soga y tú puedes elegir la que más se adecue a tus necesidades:

- Soga de velocidad de plástico: utilizadas para una mayor intensidad

- Las de piel o con peso: utilizadas para crear resistencia. 

Lo recomiendan los boxeadores

"Al saltar la cuerda se mueve el cuerpo más rápido que en cualquier otro ejercicio y se logra subir el nivel metabólico hasta el tope", asegura Michael Olajide Jr, un exboxeador de peso mediano que actualmente es conocido en el mundo del modelaje por ser uno de los entrenadores más solicitados en ese medio. 

Al subir el nivel metabólico se quemarán más calorías y se perderá peso.     

La técnica

Seguramente estarás diciendo que solo se trata de saltar, pero es mucho más que eso. 

Al saltar tienes que ser consciente de tu postura y mantenerla durante toda tu rutina. 

Las claves para hacerlo bien son: mantener la cabeza recta y la mirada al frente, girar las muñecas y no lo brazos, mantener los codos cerca del cuerpo, asegurarte que tu talón toque el suelo y no solo las puntas de tus pies y por último, debes contraer tu abdomen para que tu espalda y rodillas estén protegidas.

Al inicio solo enfócate en dominar la técnica. Luego, puedes comenzar a variar poco a poco, por ejemplo, haciendo un doble giro, tocar tus glúteos con tus talones, abrir y cerrar las piernas, levantar la rodilla, saltar mientras caminas hacia atrás o hacia adelante o incluso hacer un cruce de cuerdas como en las películas de boxeadores.

Practicar esta actividad es muy divertido y sobre todo si sabes que al mismo tiempo tu cuerpo se está beneficiando.

Fuente: Vogue

1.1 | 544

    Comentarios