ESTAR BIEN PUEDE SER DIFÍCIL

NOSOTROS QUEREMOS HACÉRTELO FÁCIL


Si aún no se encuentra registrado puede hacerlo desde aquí Regístrate
Blog Single

La clave para un estómago tonificado no son los abdominales

Blog Single

Si anhelamos tener un vientre duro y plano, tal vez de poco o nada sirvan esas extenuantes repeticiones de abdominales si es que el resto del día no solo no nos ejercitamos más, sino que descuidamos por completo nuestra postura.

Parece mentira, pero el sedentarismo está llevándonos a modificar nuestro lenguaje corporal. Estamos adoptando la postura de las actividades que más realizamos si es que trabajamos en una oficina: estar sentado la mayor parte del tiempo.

¿Sabías que con solo mejorar tu postura y mantenerla puedes verte con una mejor silueta? Esto se debe a varias cosas: la primera es que, como ya hemos visto antes, la solución a la grasa que acumulas en el estómago no es hacer decenas de series de abdominales. Si reduces adecuadamente el nivel de grasa de tu cuerpo, a veces lo único que necesitarás para tener una silueta más tonificada será mejorar tu postura, lo que no se logra simplemente "parándote derecho", sino fortaleciendo los músculos de tu "core" o centro. Por otro lado, si lo que deseas es marcar los músculos de tu estómago, probablemente sí necesites trabajar ejercicios de fuerza y desarrollo muscular. Pero nada de eso servirá si no mejoramos nuestra postura.

A continuación hemos recopilado algunos ejercicios de Pilates y yoga que servirán para acostumbrar a tu espalda a mantenerse en la posición correcta. Presta atención. Con solo realizarlos al menos tres veces por semana, lograrás fortalecer los músculos de tu vientre, espalda y piernas para mejorar tu postura de manera permanente.

Leg Lift: 

Resultado de imagen para leg lift

Colócate como la persona en la foto. Respira hondo y baja tus piernas hasta que tus pantorrillas estén a pocos centímetros de tocar el piso. Repite la serie e inhala y exhala al ritmo del movimiento de tus piernas. 

Back extension

Échate de esta manera, coloca tu frente apoyada en el piso y levanta tus piernas, de manera que tu columna alinee la punta de tus pies con la punta de tu nariz. Repite esto en al menos un par de series de seis repeticiones.

Desk stretch: 

Adopta esta posición y estira tus brazos como si quisieras alcanzar algo que está colgando arriba de tu cabeza. Manténte así por al menos 15 segundos. Exhala. Repite.

Seated arch: 

Sujeta la parte baja de tu espalda como se ve en la imagen y quiébrate hacia adelante, como si tu pecho quisiera irse hacia el techo. Levántate así de la silla y mantén esa postura por 15 segundos. Repetir y respirar de acuerdo a los cambios de posición.

(Con información e imágenes de Prevention.com)

2.7 | 43

    Comentarios