Blog Single

Esto es lo que ocurre con tu cuerpo cuando dejas de entrenar

Blog Single

Las razones por las que a veces dejamos de entrenar pueden ser muchas, desde una enfermedad o lesión hasta falta de tiempo y dinero. Echarnos en un sillón a ver series y dejar que nuestro cuerpo descanse por unos días no es malo, pero, ¿qué ocurre cuándo el tiempo de inactividad se extiende por semanas? ¿Qué le pasa a nuestro cuerpo?

De 3 a 4 días sin ejercicio

Dejar el entrenamiento por un periodo corto no es tan terrible, de hecho, hacerlo cada 15 días ayudará a que el cuerpo descanse y tus músculos se fortalezcan.

Una semana sin ejercicio

Tampoco hay de qué preocuparse. Hasta los mejores entrenadores fijan en su calendario una semana sin actividad al menos cada tres meses. Tomarse este respiro ayudará a reponer todo tipo de tejidos y a que los músculos, sistema hormonal y cardiovascular descansen.

Dos semanas sin ejercicio

Transcurrido este tiempo podemos ver, aunque de forma no muy notable, un descenso de la firmeza muscular. La eficiencia cardiovascular disminuye también, pero lo que se ha perdido se puede recuperar fácilmente en 3 días de entrenamiento.

Un mes sin ejercicio

Pasado un mes, nuestros músculos definitivamente habrán perdido fuerza, nuestro metabolismo será más lento y habremos aumentado nuestro porcentaje de grasa corporal.

Más de un mes sin ejercicio

Si la inactividad es de tres o cuatro semanas, ocurrirá que además de perder firmeza muscular, disminuiremos la masa.

Como ya lo mencionamos, la firmeza se recupera en poco tiempo, pero lo que sí tarda en recuperarse es la masa muscular. Hasta que esto no se consiga, el metabolismo no logrará recuperar el ritmo que tenía cuando se estaba en constante actividad.

El doctor Mario Lloret, especialista en Medicina del deporte, señala que cuando el tiempo de inactividad física supera las ocho semanas (dos meses) la fuerza muscular disminuye entre un 7 y 12 por ciento. Además, precisa que el glucógeno muscular (un tipo de combustible utilizado para el correcto funcionamiento del cuerpo) disminuye en un 40%. 

Por estas razones, te recomendamos no abandonar la actividad física por más de un mes.

Al hacer ejercicio el cuerpo gasta energía que, si no se utiliza, se almacenará en forma de grasa. Además, facilita que los niveles de glucosa (azúcar) disminuyan de la sangre y eso ayuda a que el riesgo de padecer diabetes se reduzca. El deporte también favorece al corazón haciendo que bombee más sangre y esté más fuerte y activo. 

Nunca es tarde para retomar el ejercicio. Si ya lo hacías con anterioridad, entonces será mucho más fácil recuperar la condición que tenías antes de que se abandonara. En otras palabras, los músculos tienen una suerte de 'memoria', por lo que no tardan mucho en regresar a su estado anterior. 

Fuente: La Vanguardia/Hola

1.3 | 271

    Comentarios