4 variantes del fútbol que seguro aún no has jugado

Blog Single

¿Te sientes atrapado en la rutina? ¿En la monotonía de hacer el mismo ejercicio una y otra vez, la misma pichanga de todos los domingos? Entonces tal vez ha llegado la hora de probar estas nuevas modalidades de deporte completamente distintas y que cada vez están ganando más popularidad. ¿Por qué? Porque son divertidísimas. Te garantizamos la vas a pasar genial con tus amigos, sudando y riendo hasta más no poder.

1.  Fútbol Burbuja

Este deporte es el hermano loco del fútbol tradicional. Las reglas son las mismas, excepto que cada jugador está dentro de una burbuja gigante, lo cual garantiza el caos. Acá te dejamos un video que te hará querer llamar a tu grupo de amigos y salir a comprar las burbujas ahorita mismo.


2.  Futbolín humano

Definitivamente has jugado futbolín o fútbol de mesa en algún momento de tu vida y te has preguntando cómo se sienten esas pequeñas personitas que haces dar vueltas. Pues ahora puedes saberlo, con este deporte que emula el mismo juego pero a lo grande. Lo que hacen los jugadores es sujetarse a las barras y deben tener una buena coordinación con sus amigos para anotar el gol.

3.  Snookball

Fusionamos el fútbol y el billar. ¿Qué nos sale? Snookball. El objetivo es patear la pelota blanca y conseguir meter las bolas lisas en los agujeros con ella. ¡Mira este video y empieza a practicar con tus amigos!:


4.  Fútgolf

Otra variante más de la clásica pichanga. Imagínate un deporte igual de divertido que el fútbol, pero que necesita la precisión exacta del golf. Suena más fácil de lo que es, pues necesitarás ser un capo con la pelota para lograr que entren a los agujeros. ¿Listo para retar a tu grupo de amigos?

Fuente: MensHealth

Por : Estar Bien

"Una vida llena de bienestar, es una vida sana y feliz y eso es, sin duda, una vida mucho más fácil." Somos una iniciativa de RIMAC que apuesta por esa convicción y quiere compartirla con todos los peruanos. Porque estamos convencidos que en la vorágine de la vida diaria, no hay nada más importante que bajar un poco la velocidad, aprender a escuchar al cuerpo, al corazón y a la gente que nos rodea; para encontrar ese bienestar que todos buscamos.

    Comentarios