Si estas piezas de ropa están en tu closet, ¡deshazte de ellas!

Blog Single

¿Te despiertas por la mañana y no sabes qué ponerte?, ¿sientes que la mitad de tu closet está ocupado por cosas que no salen de su gancho desde hace algunos años?, ¿mantienes cosas contigo por el valor emocional que todavía significan para ti? Si este es tu caso, no estás sola. Es más, lo más probable es que cada cierto tiempo intentes una limpieza a profundidad de tus cosas, solo para descubrir que - aparte de un par de cambios - todo sigue igual.

En lugar de abordar esta misión, que puede ser increíblemente liberadora, de forma espontánea, somete cada una de tus prendas al siguiente cuestionario. Solo las que pasen cada una de las preguntas pueden quedarse contigo. ¿Estás lista?

1. ¿Me hace sentir incómoda?

A todos nos ha sucedido. Tenemos algunas cosas en nuestro armario que nos encantan, pero que son física incómodas. Ya sea porque nos aprietan en el estómago o porque sentimos que van a explotar cuando nos sentamos o caminamos con holgura. No importa qué tan bien se te vea, nada justifica la incomidad. Recuerda que una persona encorvada, con cara de dolor o que no puede caminar con comodidad, nunca se ve bien.

Tampoco tengas ropa en tu closet que esperas usar si bajas de peso: no es justo para ti  que la mitad de tu closet esté ocupado por ropa que no puedes usar y que te puede obligar a percibir tu alimentación y tu cuerpo como algo que domar, no como temas con los que sentirte bien, cómoda y saludable. Deshazte de ella.

2. ¿Me hace sentir insegura?

¡No! La ropa debería empoderarte y hacerte sentir como la mejor versión de ti misma, no insegura y nerviosa. ¡Tu ropa debería hacerte sentir segura de ti misma! Si al ponerte algo vives preocupada de cómo se te ve la barriga o cómo hace lucir tus piernas, ¡deshazte de ella!

3. ¿Es algo que uso cuando no estoy teniendo un buen día?

Todos tenemos ropa que usamos cuando no queremos pensar demasiado en qué nos vamos a poner ese día. Eso es completamente normal: la ropa que no implica un mayor esfuerzo y que simplemente nos ayuda a pasar ese día o esas horas que no nos sentimos con demasiado entusiasmo de enfrentar. Pero nuestra prioridad con esta ropa debería ser sentirnos bien, no escondernos del mundo exterior. Si tienes ropa que usas en los días que tu autoestima no está muy alta y que no te hace sentir mejor, ¡deshazte de ella!

Cámbiala por ropa cómoda, fácil de usar y combinable que te haga sentir bien, pero que no requiera mayor esfuerzo de tu parte. No se trata de que actúes en contra de tus emociones cuando estás teniendo un mal día, pero sí que evites aquello que solo te recuerda lo mal que la estás pasando.

4. ¿Cuándo fue la última vez que la usé?

Nuestros cuerpos cambian y fluctúan, eso es natural. A veces algo que nos quedaba perfecto hace unos meses ahora nos queda un poco suelto o algo apretado. Eso no es motivo para deshacernos de algo en nuestro closet. Pero si es que han pasado más de dos años desde la última vez que te lo pusiste, entonces y definitivamente, ¡deshazte de ella!

Un último consejo...

Que algo no te quede bien no significa que no pueda quedarle bien a alguien más o, incluso, convertirse en su prenda favorita. Así que toma toda esa ropa que no pasó el cuestionario... ¡y dónala!

Fuente: Refinery29

Por : Estar Bien

"Una vida llena de bienestar, es una vida sana y feliz y eso es, sin duda, una vida mucho más fácil." Somos una iniciativa de RIMAC que apuesta por esa convicción y quiere compartirla con todos los peruanos. Porque estamos convencidos que en la vorágine de la vida diaria, no hay nada más importante que bajar un poco la velocidad, aprender a escuchar al cuerpo, al corazón y a la gente que nos rodea; para encontrar ese bienestar que todos buscamos.

    Comentarios