¿Qué tipo de método anticonceptivo deberías usar mientras das de lactar?

Blog Single

Después del parto, en lo último que piensan muchísimas mujeres es en tener sexo (o, en todo caso, el ranking de deseos lo encabeza el dormir 5 horas seguidas). Sin embargo, este desapego es momentáneo y es bueno tener un método anticonceptivo eficaz que evite tener otro bebé tan pronto si no lo deseas, sobre todo durante el periodo de lactancia.

RELACIONADO: Cómo sobrevivir como pareja después de tener un bebé

Y es que si estás amamantando a tu bebé, debes informarte y escoger la mejor opción, ya que no todos los métodos típicos de control de la natalidad son recomendados para la lactancia materna. 

Los diafragmas y los preservativos siempre caen bien durante este periodo, ya que no alteran tus hormonas, pero las píldoras anticonceptivas combinadas, los parches y los anillos vaginales no tanto. Según los estudios del Centro de Bebé, al tener un alto nivel de estrógeno, estos métodos anticonceptivos pueden reducir la cantidad de leche que estás produciendo.

Ahora bien, no hay que satanizar las opciones con hormonas. Así, la Clínica Mayo recomienda la mini-píldora para las madres lactantes, pues apenas contiene progestina, cuya administración adecuada no disminuye la producción de leche.

Si tienes mala memoria y las pastillas se te extravían con frecuencia, conversa con tu médico sobre el DIU (Dispositivo Intra Uterino) o los implantes, pues son métodos anticonceptivos que también contienen progestina y se pueden colocar en tu cuerpo tan pronto hayas dado a luz.

El Depo-Provera, conocida como inyección mensual, puedes utilizarla 6 semanas después de dar a luz, ya que podría reducir tu leche materna.

RELACIONADO: Los beneficios de la lactancia para la madre y el bebé

Y si confías en tu cuerpo y deseas algo natural, puedes optar por el Método de Amenorrea de la Lactancia, es decir, amamantar exclusivamente como estrategia para no quedar embarazada. LAM funciona porque, cuando el cuerpo femenino trabaja continua y exclusivamente para producir leche, se inhibe la producción de la hormona necesaria para la ovulación. Es decir, cada 28 días, no se libera ningún óvulo. Es necesario que tu bebé amamante cada 4 horas durante el día y cada 6 por la tarde. Además, un requisito indispensable es que no hayas tenido la regla luego de dar a luz. Si cumples todo esto al pie de la letra, estarás a salvo por 6 meses después del parto.  Después de este periodo, la Academia Americana de Pediatría recomienda dar su bebé alimentos sólidos, lo que interrumpe la lactancia materna exclusiva. En ese momento, MELA ya no es una opción para el control natal.

Y si alguna vez estás en una situación que requiere la anticoncepción de emergencia (AOE) quédate tranquila. Existen las AOE compuestas únicamente de progestina y, de acuerdo a la Universidad de Princeton, no afecta la calidad o cantidad de la leche materna que produces.

Fuente: Romper 

Por : Estar Bien

"Una vida llena de bienestar, es una vida sana y feliz y eso es, sin duda, una vida mucho más fácil." Somos una iniciativa de RIMAC que apuesta por esa convicción y quiere compartirla con todos los peruanos. Porque estamos convencidos que en la vorágine de la vida diaria, no hay nada más importante que bajar un poco la velocidad, aprender a escuchar al cuerpo, al corazón y a la gente que nos rodea; para encontrar ese bienestar que todos buscamos.

    Comentarios