Pasar tiempo con los nietos mejora la calidad de vida

Blog Single

¿Han escuchado que los japoneses tienen la fórmula perfecta para vivir mejor y por mucho más tiempo? Entre algunas de sus costumbres está comer poco, masticar bien y dedicar la mayor parte de su tiempo al trabajo, una afición o la familia. Esto último tiene mucho de cierto y fue comprobado por un estudio sobre el envejecimiento en Alemania. Los resultados de la investigación revelaron que los abuelos que ocasionalmente cuidan de sus nietos o ayudan en el hogar, viven más que los adultos mayores que no tienen ninguna ocupación.

El equipo de investigadores estudió a 500 participantes mayores de 70 años, a quienes periódicamente entrevistaban. El grupo que ocasionalmente estaba al cuidado de sus nietos o ayudaba a otros había reducido en un tercio su riesgo de morir en los próximos 20 años.

El estudio se inició en 1999 y terminó en 2009. Para ese año, la mitad de los abuelos que estaban con sus familias, seguían vivos. En cambio, aquellos que no, habían muerto en el 2004.

¿Por qué ocurre esto? La autora del estudio, Sonja Hilbrand, explica que la relación entre una vida más larga y la compañía de los nietos podría “ser un mecanismo profundo del pasado evolutivo, cuando ayudar con los nietos era clave para la supervivencia de la especie humana”.

Si bien los adultos mayores no pueden realizar actividades muy pesadas o complicadas, estar cerca de sus nietos y sentirse útiles, al menos por algunas horas al día, los ayudará a tener una vejez más feliz. Incluso si llega un momento en el que dependen de otros, estar en contacto con sus seres queridos bastará.

Si tienes un abuelo o abuela, ve y dale un abrazo, escúchalo y trátalo como quisieras que te traten cuando llegues a esa edad. 

Fuente: Scientific American

Por : Estar Bien

"Una vida llena de bienestar, es una vida sana y feliz y eso es, sin duda, una vida mucho más fácil." Somos una iniciativa de RIMAC que apuesta por esa convicción y quiere compartirla con todos los peruanos. Porque estamos convencidos que en la vorágine de la vida diaria, no hay nada más importante que bajar un poco la velocidad, aprender a escuchar al cuerpo, al corazón y a la gente que nos rodea; para encontrar ese bienestar que todos buscamos.

    Comentarios