Esta es la forma en que tu infancia afecta tu forma de amar

Blog Single

Los vínculos afectivos que construimos en nuestra primera infancia son determinantes para moldear el carácter que tendrán nuestras futuras relaciones y los lazos que construiremos en nuestra vida adulta.

Quien ha pasado por experiencias traumáticas en la infancia o a lo largo de su vida tiende a ver en una nueva relación un nuevo comienzo, una manera de zafarnos de esos recuerdos desagradables y de darle una nueva oportunidad a otra persona distinta y a nuestros sentimientos. 

Desafortunadamente, como explica la terapeuta Shelly Bullard, tendemos a acercarnos a quienes nos conectan con esas heridas del pasado. Si acaso encuentras un patrón en el perfil de las personas con las que te involucras, tal vez sea tu manera de recordarte que tienes asuntos pendientes contigo misma.

Y ese es el primer paso: un autoexamen y una aceptación de quién eres. Con todo el bagaje emocional que ello implica y con todo el dolor que puede significar enfrentarte a tus propios fantasmas. Deja de reprocharte o quejarte por un pasado en el que no tuviste mayor injerencia. Fue lo que te tocó y es ahora momento de sanar, pero para ello debes empezar por tener claro que hay cosas que no vas a poder cambiar, pero sí cosas que puedes empezar a hacer.

Sentirte poco querida, traicionada o atacada por tu pareja puede ser un signo de que alguna herida vieja se ha abierto. Esto no quiere decir que no sea real lo que causó eso, pero son en esas oportunidades en las que tienes que estar atenta para identificar qué es aquello que desata estos sentimientos abrumadores. 

¿Por qué te afecta tanto? Esa es la siguiente pregunta que deberías hacerte. ¿Qué ideas en torno a ti misma o a la relación son recurrentes? ¿Será esa la raíz de la insatisfacción? Debes asociar expectativas con realidad y entender por qué no siempre puedes hacerlas coincidir. 

Solo a través de este proceso de concientizar aquello que te ha marcado en la manera cómo te relacionas con tus sentimientos es que lograrás entrar en paz contigo misma. Las heridas pueden sanar, pero debes saber en dónde están exactamente para poder tratarlas apropiadamente

Por : Estar Bien

"Una vida llena de bienestar, es una vida sana y feliz y eso es, sin duda, una vida mucho más fácil." Somos una iniciativa de RIMAC que apuesta por esa convicción y quiere compartirla con todos los peruanos. Porque estamos convencidos que en la vorágine de la vida diaria, no hay nada más importante que bajar un poco la velocidad, aprender a escuchar al cuerpo, al corazón y a la gente que nos rodea; para encontrar ese bienestar que todos buscamos.

    Comentarios