Kit de supervivencia del estrés navideño

Blog Single

Una fecha tan linda como la Navidad no debería ser nunca motivo de estrés. Sin embargo, ¡sucede exactamente lo contrario! Si es que todavía te falta comprar regalos o definir la cena navideña, toma esto en cuenta y ahórrate cualquier mal rato. 

No gastes de más

Si todavía te falta comprar regalos, sería importante que tomes esto en cuenta: ¿Qué sentido tiene el placer de regalar si eso va a suponer endeudarte por más dinero del que puedes gastar en un mes? ¿Realmente quieres empezar el nuevo año cargando gastos que no debiste hacer el año anterior? Tal vez es hora de ser sincero con uno mismo y hacer una lista de gente a la que vas a entregar regalos. Mantén el número de personas de acuerdo a tu presupuesto y cercanía con ellos. No sientas que tienes la obligación de gastar innecesariamente para pasar una bonita navidad. Encuentra otro tipo de alternativas. 

Sé un anfitrión, no un esclavo de tu cortesía

Excelente si has ofrecido tu casa para la cena navideña con la familia o con ese grupo de amigos de toda la vida. Pero sé consciente de tus limitaciones de espacio, recurso, dinero y, sobre todo, tiempo. No te ofrezcas a hacer cosas que no vas a poder cumplir o que supondrán un sacrificio e inversión adicional que le quite todo el placer. Si invitas gente a tu casa, no tienes por qué cocinar todo tú. Repártanse los platos. Organícense para ordenar una vez terminada la fiesta. Nadie quiere mártires en una fiesta que debe ser más bien alegre. 

Sé realista con tu familia

A estas alturas ya debes conocer cómo se comportan tus parientes en estas circunstancias. Y así como no faltan las risas y los recuerdos de anécdotas divertidas, tampoco faltan los reproches, los inacabables pedidos y uno que otro comentario fuera de lugar. Ante eso tienes dos opciones: o asumes que no puedes cambiarlo y que vale más para ti el hecho de ver a toda la familia reunida, o bien tomas distancias y te vuelves más selectivo a la hora de celebrar en familia. En última instancia, nadie debe sentirse obligado a hacer algo que no quiera, mucho menos en tiempo de celebración. 

No le digas que sí a todo y a todos

Es comprensible que uno quiera mostrarse generoso y agradecido en estas épocas. Pero eso no es excusa para comprometernos si realmente no queremos hacerlo. Es absurdo tener que cargarnos una preocupación más si podemos evitarla. Basta con responder un correo electrónico, una llamada o una visita rápida para quedar bien con quienes queremos mostrarnos corteses. 

No sigas a las multitudes

A la hora de las compras debe primar el sentido común: evita peleas por estacionamiento o en la cola para pagar yendo a horas de menor congestión. Evalúa y calcula la inversión total de tiempo y encuentra ese momento del día en el que optimizas mejor ese tiempo. Evita las confrontaciones, peleas y reclamos en un entorno en el que la mayoría anda más bien indispuesto a la tolerancia y el diálogo.

(Con información de The Huffington Post )

Por : Estar Bien

"Una vida llena de bienestar, es una vida sana y feliz y eso es, sin duda, una vida mucho más fácil." Somos una iniciativa de RIMAC que apuesta por esa convicción y quiere compartirla con todos los peruanos. Porque estamos convencidos que en la vorágine de la vida diaria, no hay nada más importante que bajar un poco la velocidad, aprender a escuchar al cuerpo, al corazón y a la gente que nos rodea; para encontrar ese bienestar que todos buscamos.

    Comentarios