¿Tienes los pies fríos? Estas podrían ser las razones

Blog Single

El invierno se vino con fuerza en esta temporada de tempestades, pero esa no es excusa para tener los pies fríos. En la mayoría de casos, debería bastar con ponerse unas medias gruesas y abrigarse como es debido, pero si con eso no logras entibiarlos, tal vez sea indicador de que algo malo te está pasando. 



Problemas de circulación

El frío en tus pies podría indicar una obstrucción en tus arterias. Cuando la sangre fluye correctamente, el cuerpo logra regular su temperatura de forma natural, haciendo que nuestros pies se mantengan calientes. Si el frío persiste por más medias que te pongas, tal vez debas agendar una cita con un médico.

Deficiencia de hierro

La anemia ferropénica se produce debido a la falta de hierro en la sangre, lo que dificulta el transporte de oxígeno a través del torrente sanguíneo. Esto hace que el cuerpo no pueda mantenerse caliente, razón por la que las personas que padecen de este tipo de anemia presenten pies y manos frías.

Problemas neurológicos

La deficiencia de ciertas vitaminas o cuando hay fallas en el sistema nervioso, es más probable que los pies se enfríen. Una de las causas más comunes para esto sería la neuropatía periférica, enfermedad que empieza atacando los nervios más largos (como los que llegan a los pies). Sus síntomas más comunes son el entumecimiento, ardor y hormigueo; además de estar estrechamente relacionada a los pacientes de diabetes.


Para descartar cualquiera de estas enfermedades, intenta primero mantener una alimentación balanceada, evitar la cafeína y los lácteos, así como poner tus pies en una tina de agua tibia. Si estas recomendaciones no aumentan la temperatura de tus pies, lo mejor sería que corras a hacerte un chequeo. 

Por : Estar Bien

"Una vida llena de bienestar, es una vida sana y feliz y eso es, sin duda, una vida mucho más fácil." Somos una iniciativa de RIMAC que apuesta por esa convicción y quiere compartirla con todos los peruanos. Porque estamos convencidos que en la vorágine de la vida diaria, no hay nada más importante que bajar un poco la velocidad, aprender a escuchar al cuerpo, al corazón y a la gente que nos rodea; para encontrar ese bienestar que todos buscamos.

    Comentarios