ESTAR BIEN PUEDE SER DIFÍCIL

NOSOTROS QUEREMOS HACÉRTELO FÁCIL


Si aún no se encuentra registrado puede hacerlo desde aquí Regístrate
Blog Single

¿Te sacas 'conejos' con frecuencia? Deberías leer esto

Blog Single

¿Sabes por qué cruje tu cuerpo cuando haces movimientos bruscos? Sacarte conejos no hace que tus huesos choquen o acomoda todo en su lugar. El tronar los dedos es uno de esos procesos entre simples y complejos de nuestro organismo.

Una articulación tiene un rango de movimiento natural, por ejemplo, tu cuello solo lo sueles girar hasta cierto punto ya que no necesitas más. Sin embargo, todavía te queda un poco de movilidad que no utilizas a menudo. Cuando superas el rango de movimiento normal que le has dado a tus articulaciones es cuando suena lo que llamamos “conejo”. 

¿Qué lo ocasiona?

El líquido sinovial es un fluido viscoso que se encuentra en las articulaciones y sirve para lubricar y reducir la fricción entre cartílagos y otros tejidos conectores. Cuando haces que una articulación supere su rango normal del movimiento, el gas presente en el líquido se concentra en una burbuja e implosiona. ¿Suena impresionante? Esta implosión es lo que suena “clack”. Piensa que es como reventar una burbuja de una bolsa de embalaje. Debe pasar aproximadamente 20 minutos para que la presión que hiciste en ese punto disminuya y el gas se vuelva a generar en el fluido. Recién ahí vas a poder volver a sacarte un conejo de la misma zona.

Testimonio de primera mano

Es común preguntarse si es una costumbre perjudicial para la salud. El investigador Donald L. Unger llevo su curiosidad al máximo y decidió sacarse conejos en una mano sí y en la otra no durante 60 años. ¿Qué descubrió? Después de más de medio siglo de sacarse conejos no encontró ningún inicio que relacione esta práctica con la aparición de artritis. Sus dos manos envejecieron exactamente igual.

Hay un peligro oculto

Aún no se demuestra que sacarte conejos afecte tus articulaciones. Sin embargo, abusar de ellos podría llegar a ser un problema. Lo que ocurre es que esta manía le da movilidad a las articulaciones que ya tienen bastante. Por lo general, uno se saca conejos de los mismo lugares siempre y esto ocasiona que se aumente la carga de trabajo en otras articulaciones. Míralo de esta manera: tienes una articulación que trabaja mucho y otra que trabaja poco, sacarte un conejo es decirle a la que trabaja mucho que trabaje más. ¡Estás fomentando el desequilibrio! A largo plazo, las articulaciones que están siendo sobre exigidas se desgastarán. Esto puede producirte rigidez y dolor de espalda. Un conejo de vez en cuando no te hará daño. Ante cualquier consulta visita un quiropráctico u otro especialista que te arreglarán en dos tronadas.

Fuente: Science Alert

1.4 | 558

    Comentarios